Connect with us

Opinión

Libreto mediático para un golpe de Estado

Publicado

el

El presidente habla de una "situación irreconciliable", pero el señor Olaechea lo ha conminado a dialogar abiertamente a favor del país (y a este Pedro resulta difícil negarse tres veces).



Primero. Leo en un semanario abiertamente progolpista que la estafa al Estado peruano con la adenda de Chinchero no fue tal pues se anuló, nunca existió y, por ende, no conlleva consecuencias para el país. Y pienso en lo fácil que es mentirle otra vez al desprevenido peruano.

Difícil creer que tan experimentado periodista ignore que la adenda de Chinchero fue firmada en febrero del 2017 y, al igual que cualquier contrato, no se puede anular o rescindir unilateralmente pues lo que sigue es una inevitable demanda millonaria que, como siempre, perderemos en el Ciadi. Este desliz con la verdad del ya setentón periodista comprueba que la vejez nada tiene que ver con la madurez. Al César lo que es del César.

Segundo. Veo en Canal N una muy favorable entrevista a Martín. La entrevistadora lo aúpa y masajea, lo ayuda a dar respuestas redondas y le pone mucha empatía hasta que, de pronto, los anteojos del ingeniero súbitamente parecen hundirse dentro de su faz cuando la periodista le recuerda maliciosamente que el presidente del congreso Pedro Olaechea le ha pedido diálogo y que gobierne.

Tercero. Una periodista en RPP afirma que “la Constitución no está escrita en piedra” y que, por ende, ir contra ella con el pedido de elecciones anticipadas es, ya pues, “normal nomás”. Vaya si serán golpistas los libretos de algunos periodistas.

Cuarto. Parece que viviéramos dentro de una moderna torre de Babel repleta de mentiras mediáticas sobre la corrupción, así como del falso runrún de una vacancia presidencial que pregonan los sectores más extremistas del periodismo caviar. Fue en aquella torre que Dios, cansado de tantos engaños, repartió los idiomas sobre el planeta para no escuchar más su monotonía, y obligó a que se expandan y no monopolicen más la información.

El presidente Vizcarra dio un discurso aburrido pero inolvidable el 28 de julio pasado. En el pretendió agujerear las velas de un barco llamado democracia, dizque por una situación irreconciliable con el Congreso. Será la suya tal vez o la de un sector recalcitrante de la prensa que lo empuja al golpe, pues el señor Olaechea lo ha conminado a dialogar abiertamente a favor del país y a este Pedro resulta difícil negarse tres veces.

En el fondo pienso que, más que irse, lo que Martín quisiera es volver. Tras el “quítate tú para ponerme yo” que le hizo a PPK, nuestro actual jefe de Estado sueña con regresar con sus propios votos. Por eso le urge irse, para retornar como Gardel: “Yo adivino el parpadeo de las luces que, a lo lejos, van marcando mi retorno”. Sin embargo, es bastante improbable que reciba una segunda oportunidad; por ello Martín debería dar hoy lo mejor de sí para el país.

El mandatario debe entender que la economía es algo que a la prensa le será imposible construir a punta de mentiras, carcelerías injustas y elecciones dudosas. No deje para mañana lo que puede hacer hoy, señor Vizcarra… señor presidente.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Solo a los amigos del presidente

Seguir leyendo

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo