Connect with us

Opinión

Libres pero culpables

Publicado

el

La decisión del TC, según la argumentación de los propios tribunos que votaron a favor del hábeas corpus, debería establecer un precedente para que los fiscales y jueces “figurettis” se olviden de una vez por todas del mal uso de la cárcel provisoria como condena.



Como era de esperarse, y gracias al voto dirimente del cuestionado magistrado Eloy Espinosa-Saldaña, el pleno del Tribunal Constitucional (TC) decidió este jueves (con 4 votos a favor y 3 en contra) admitir el hábeas corpus presentado por la defensa del expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, que buscaba revertir la prisión preventiva que afrontan.

De esta manera, los exinquilinos de Palacio de Gobierno abandonarán sus respectivos centros penitenciarios –en los que han permanecido por más de nueve meses– para afrontar en libertad la investigación por el presunto delito de lavado de activos en marco del Caso Odebrecht. Esta decisión del TC, según la argumentación de los propios tribunos que votaron a favor del recurso –Espinosa-Saldaña, Ernesto Blume (presidente del TC), Augusto Ferrero y Carlos Ramos– debería establecer un precedente para que los fiscales y jueces “figurettis” se olviden de una vez por todas del uso y el abuso de la cárcel provisoria como una condena (¡cómo les encanta la camarita a varios de nuestros juristas!).

“Los magistrados están hartos de los jueces carceleros. Aseguran que la prisión preventiva no es una regla general, sino una medida excepcional”, cuentan fuentes cercanas a Blume. Posición contraria es la de los tribunos José Luis Sardón, Marianella Ledesma y Manuel Miranda, quienes votaron en contra del hábeas corpus.

Más allá de la presumible culpabilidad de los Humala-Heredia, es inadmisible la incapacidad traducida en lentitud del despacho del fiscal Germán Juárez Atoche, que, pese a los varios meses transcurridos y con las pruebas contundentes a la mano, aún no formula ninguna acusación penal. Y no necesitamos ser videntes para pronosticar lo que está por venir en las próximas horas: el fiscal coordinador de Lavado de Activos, Rafael Vela Barba, hará berrinche en señal abierta y tildará al TC -como ya lo ha hecho antes- de entidad politizada. Tremendo error. Vela Barba debería darse cuenta de que este organismo no revisa ningún tema de fondo, sino que meramente ha corregido la inoperancia y los excesos de su fuero.

Sin embargo, a pesar de esta determinación del máximo intérprete de la Carta Magna, la situación de los Humala-Heredia es harto complicada, por lo que evidentemente la felicidad les durará poco. Además de Marcelo Odebrecht y Jorge Barata, ahora Luiz Mameri –exdirector de Odebrecht en América Latina y Angola– admitió que la constructora brasileña entregó US$3 millones de dólares a la pareja de esposos para la campaña nacionalista del 2011. Ese monto habría sido una precoima para la posterior licitación del Gasoducto del Sur.

Así que, tarde o temprano, Ollanta Humala y Nadine Heredia volverán a la cárcel y, siguiendo ahora sí el debido proceso, cumplirán la condena que les corresponde. Son libres, pero siguen siendo culpables.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Posverdad

Seguir leyendo

Opinión

Mesa directiva, ¿mesa servida?

Seguir leyendo

Opinión

Gabinete: en manos del Congreso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo