Connect with us

Opinión

Libertad de opinión en peligro: el caso de Lesly Shica

Publicado

el

Ministra Liliana La Rosa, o sea que si seguimos la línea de su bajeza, ¿podríamos decir también que despidió a Lesly Shica porque usted fue hueleguiso de Arana y Foronda hasta poco antes de apoltronarse en el MIDIS?



Nadie debería ser despedido ni obligado a renunciar de una función pública (o privada) por ejercer su derecho a expresar sus convicciones políticas ni por criticar a los actores públicos. Esto no es una opinión personal sino un derecho constitucional.

Hoy, en el programa Ampliación de Noticias de RPP que conducen los colegas Fernando Carvallo y Aldo Mariátegui, se presentó la ministra del MIDIS Liliana La Rosa para hablar sobre la anemia. En la segunda parte del programa en que se tocan temas de coyuntura política, el periodista Mariátegui le preguntó a la ministra sobre un caso bochornoso de despido encubierto con renuncia de la hoy exfuncionaria pública Lesly Shica.

La señorita Shica se venía desempeñando como asesora en el MIDIS durante la gestión de tres ministros y le fue pedida perentoriamente su renuncia al día siguiente de haber participado en un programa por streaming de POLÍTICO.PE: La Argolla. En esta emisión en vivo, la señorita Shica y otro invitado conversaron sobre tres temas, a saber: el caso de Paolo Guerrero, el de la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén y, finalmente, el de la contratación de una exintegrante del MRTA como asesora de la congresista del Frente Amplio María Elena Foronda. Tanto la señorita Shica como el otro invitado –y, cabría decir, como la mayoría de peruanos– condenó la falta de juicio de la congresista y rechazó que condenados por terrorismo trabajen en el Estado, con mayor razón en el Congreso.

No está de más decir que al momento de las opiniones vertidas por la señorita Shica ya se había aprobado en primera votación la proscripción para que sentenciados por terrorismo trabajen en el Estado: una norma a la que se opuso el Frente Amplio, partido de la congresista Foronda (y de la ministra La Rosa hasta poco antes de convertirse en ministra).

Al día siguiente de la emisión del programa, la viceministra le exigió a la señorita Shica su renuncia por haber emitido su opinión contra la contratación de la exemerretista por parte de la señora Foronda. La razón por la que la viceministra fundamentó el pedido de renuncia es inaceptable en una democracia y vulnera los derechos constitucionales de la señorita Shica.

La ministra actuó en RPP de la misma forma que la congresista Foronda cuando fue preguntada por Panorama sobre la contratación de la exsentenciada del MRTA. “Yo he venido aquí a tratar sobre la anemia, dijo siguiendo el ejemplo de la parlamentaria que la hace unos días trató de evadir las preguntas de Panorama aduciendo que estaba muy ocupada y que le pidieran cita.

Puesta al fresco por Mariátegui, la ministra justificó la renuncia en que el cargo de la señorita Shica es de confianza, que era joven y ganaba 8 mil soles. En otras palabras, argumentó que no tenía currículum (¡Shica ha asesorado a tres gestiones ministeriales!) para ser asesora como sí lo tienen –eso dijo al menos la ministra– los que ella ha contratado.

Nadie está discutiendo aquí que el personal de confianza en el despacho de un ministerio pueda ser removido en cualquier momento por más eficiente que sea; así es la política. Lo que se está discutiendo es la razón oficial por la que se le quitó la confianza a la señorita Shica, a saber: por criticar fuera del horario de trabajo el accionar político de un representante del pueblo como la señora Foronda. Ese es el tema. Crítica que además fue hecha por el propio líder del partido de la señora Foronda, Marco Arana, que calificó de “grave error” la contratación de la exemerretista como asesora del Congreso, instando a Foronda a asumir su responsabilidad. Si el mismo líder del Frente Amplio no estuvo de acuerdo con Foronda, ¿por qué se le quita la confianza a la señorita Lesly que dijo lo mismo que Arana?

La ministra Liliana La Rosa cayó bajo cuando, finalmente, develó la verdadera causa por la que se despidió –obligándola a renunciar– a Lesly Shica. Dijo la ministra a Mariátegui que “entendía” que su preocupación por el caso se debía a que Shica había sido asistente de su novia Madeleine Osterling (aquí cabe aclarar que fue su asistente de cátedra, es decir, pagada por la universidad en la que dictaba clases).

O sea, ministra, que si seguimos la línea de su bajeza: ¿podríamos decir también que despidió a Shica porque usted fue hueleguiso de Arana y Foronda hasta poco antes de apoltronarse en el MIDIS?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Opinión

#LoMásLeído: La víspera de Keiko

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo