Connect with us

Opinión

Lava Jato: pulpines dieron lección a dinosaurios 

Publicado

el

Un trío de millenials ecuatorianos le ha quemado la película, aguado la fiesta, metido el dedo en los ojos a las vacas sagradas del periodismo de investigación local.



Cómo deben de estar jalándose los pelos Gorriti y compañía del IDL, y también los “formadores de opinión” de los medios ayayeros. Un trío de pulpines, mozalbetes o millenials –o como quieran llamarles– les ha quemado la película, aguado la fiesta, metido el dedo en los ojos. Y por supuesto que no son de acá; porque acá todos están en sintonía con la línea de las vacas sagradas, que son sagradas porque les han hecho un púlpito de yeso desde donde pontifican como si fueran dioses de la investigación, del periodismo y de la moralidad pública. Basta ver la foto en que jueces, fiscales y periodistas se tomaron en un reciente evento “anticorrupción”, organizado por una universidad en Arequipa.

Los que acaban de develar las mentiras de Odebrecht y el ocultamiento sistemático de información para favorecer sus intereses son un trío de periodistas de investigación ecuatorianos, el menor de los cuales no llega a los 27 años. Fue este millenial de nombre Andersson Boscán el que ha destapado, con su socio y colega Luis Eduardo Vivanco (35) –ambos fundaron el diario digital La Posta–, las triquiñuelas de Odebrecht avaladas por el acuerdo de colaboración eficaz suscrito por los fiscales y procuradores del Equipo Especial Lava Jato en el Perú.

A diferencia de Gorriti, cuya pauta de “investigación” se basaba en las filtraciones de la fiscalía peruana y la brasileña y, luego –según Fernando Rospigliosi– en la proporcionada por los mismos capitostes corruptos de Odebrecht, la investigación de los ecuatorianos no tiene fines subalternos como son los de una “verdad” a la medida de sus intereses. Porque, vamos, ¡qué les importará a los millenials ecuatorianos la agenda política del IDL y de los medios caviares de meter y mantener presa a Keiko Fujimori, o enlodar a Alan García! ¡Qué les importará no aplaudir como focas a Vela y a Barba o salir de pontífices en el programa de Mávila Huertas y sucedáneos como ese! }

En la prensa de Lima, salvo excepciones, en boca de los periodistas de investigación locales nunca encontrarán lo que dice el millenial ecuatoriano Boscán: “En el sistema Drousys hemos encontrado documentos borrados, comunicaciones borradas. En el caso peruano, el Gasoducto es una de las obras más relevantes, luego de la delación de Jorge Barata. Tengo entendido que se propone volver a declarar. Yo preguntaría a las autoridades peruanas, si es de confianza el testimonio de una persona que ya ha mentido. ¿Pueden fiarse de alguien así?”

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Nueva convivencia?

Seguir leyendo

Opinión

Todos los hombres del GEIN

Seguir leyendo

Opinión

El huevo podrido

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo