Connect with us

Opinión

Las primeras elecciones modernas

Publicado

el

Antes de 1931, no había padrón electoral ni Jurado Nacional de Elecciones.



Ahora que todos consultan sus mesas de sufragio por millares, los invito a darle una miradita a ese padrón auroral de 1931. El moderno padrón electoral registraba toda la demoscopía necesaria y representa por sí mismo un hercúleo esfuerzo de modernidad que nunca hemos terminado de agradecer.

La información permite hoy tener idea del avance modernizante que representaba el registro por edad, género, ocupación, estado civil, lugar de residencia o grado de instrucción. Todo eso era absolutamente  innovador y al inscribirse se llenaban lo que en mi tiempo se llamó “tarjetas IBM” y que entonces se presentaron a nombre de tarjetas estadísticas. Estaban codificadas y eran para marcar primero y perforar luego.

Aunque no había computadoras y todo era con la tabuladora, era asombrosamente rápido. Tras una demostración de prensa, los cronistas de entonces quedaron asombrados de poder saber en cosa de minutos cuántos abogados se habían inscrito en determinado distrito. Y todo con clavito nomás.

Había dificultades al momento de colocar todas las mesas de sufragio en locales aparentes. Obviamente el grueso de las mesas electorales se encontraba en el Cercado, en los Barrios Altos y en el Rímac. Otros distritos estaban recién desarrollándose. En Ate, por ejemplo, había solamente cuatro mesas, al igual que en Magdalena Vieja. Magdalena del Mar tenía tres mesas apenas, como San Miguel. Chorrillos, en cambio, tenía más de veinte mesas instaladas.

El padrón electoral debía aplicarse venciendo dificultades de comunicación y haciendo de tripas corazón. Y no se piense que esa precariedad estaba limitada a las lejanas serranías. Muy cerca de la capital en Carabayllo, primer distrito fundado por don José de San Martín en 1821 y matriz de Lima Norte, había ya siete mesas pero pocos locales aparentes.

Tres de las mesas de sufragio estaban ubicadas en la municipalidad. Una mesa se encontraba establecida en el centro escolar de la localidad, una quinta mesa se había instalado en la casa del señor Chacaltana, en la calle Bolívar, y las dos últimas mesas de sufragio tenían por sede la casa del señor cura, Plaza de Armas sin número.

¡A votar, vamos a votar!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo