Connect with us

Opinión

Las claves de una derrota

Publicado

el

El desenlace de la segunda vuelta sobrepasó a ambos candidatos y a sus propuestas.



Los votos de última hora que le han dado el ajustadísimo triunfo a PPK también marcan la segunda derrota consecutiva del fujimorismo liderado por Keiko Fujimori en un balotaje presidencial y a manos de su heterogénea antítesis. 

Pasó en 2011 cuando el antifujimorismo, también en el último tramo, le dio la victoria a Ollanta Humala; y ha ocurrido ahora otra vez, pero quizás con mayor dramatismo debido no solo al estrecho margen con el que cerrará el cómputo oficial  entre 0.2% y 0.3%, sino también porque hasta el 29 de mayo, la ventaja de la exaspirante de Fuerza Popular era de 5.3% en votos emitidos (45.9% vs 40.6%), con blancos y viciados (B/V) en 13.5%, según simulacro de Ipsos. En válidos la distancia era 6.2%: 53.1% vs 46.9%.

El 4 de junio una medición similar de la misma encuestadora detectó cómo los B/V disminuían al mismo tiempo que PPK ganaba cinco puntos para recuperar una exigua delantera dentro del empate estadístico (apenas 0.8% de diferencia) en una semana.

Una primera clave para entender lo ocurrido es que el desenlace de la segunda vuelta sobrepasó a ambos candidatos y a sus propuestas. La contienda de fondo al final fue fujimorismo versus antifujimorismo, a secas.

Una segunda es que FP y su candidata perdieron de vista un asunto estratégico: evitar a toda costa caer en esa dicotomía pues no tenían cómo ser el “mal menor”. Sin embargo, hicieron todo lo contrario especialmente con su reacción frente a los casos Ramírez-DEA y audio manipulado (con candidato vicepresidencial de por medio).

Dicho de otro modo, terminaron de dejar atrás a Keiko de Harvard para traer de vuelta a Alberto y Vladimiro de los 90, léase “narcoestado”.

Es decir, y esta es una tercera clave, la mesa servida para que la convocatoria del FA de Verónica Mendoza a votar por PPK moviera en esa dirección a una porción importante que aún optaba “militantemente” por el B/V. En otras circunstancias, acaso este predicamento desde la izquierda no habría provocado el mismo efecto.

 ¿Qué viene ahora? Pues ir dejando atrás esta campaña y comenzar a hacer política con mayúsculas.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Fraude en Bolivia: la responsabilidad de Almagro

Seguir leyendo

Opinión

El juicio del ausente

Seguir leyendo

Opinión

El misterioso caso de las “loncheritas”

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo