Connect with us

Opinión

Las cárceles de Vargas Llosa

Publicado

el

Escritor achaca a Keiko Fujimori lo que PPK ha prometido ejecutar.



Mario Vargas Llosa impacta cuando escribe o dice algo que ata la estilística a los márgenes superlativos de la imaginación. Gusta exagerar. Lo confiesa en la crónica dedicada a su hijo Gonzalo cuando este se enrola en las filas rastas de un colegio británico y el Nobel se ve obligado a contarle a su esposa Patricia (“hasta el sadismo”, según dice) las nuevas costumbres del vástago consumidor de frutos silvestres y marihuana.

En realidad, y aunque lo critica en su obra “La Tía Julia y el Escribidor”, Vargas Llosa comparte la exuberancia descriptiva que le atribuye a Pascual Lucen (a quien muchos llegamos a conocer cuando servía en el área de prensa de la compañía de aviación Faucett) en la redacción de los boletines informativos de radio Panamericana. Según el autor, Lucen tenía predilección por las noticias de grandes catástrofes y desgracias.

Lo comprobamos ahora, en la presente campaña electoral, cuando don Mario señala que Pedro Pablo Kuczynski posee “impecables credenciales democráticas” (pese a que al exministro jamás se le vio combatir a dictadura alguna y en la parte final del régimen de Alberto Fujimori, más bien, se dedicó a intermediar la colocación de bonos soberanos emitidos por el MEF fujimorista en los mercados externos) y le imputa a Keiko Fujimori la pretensión de abrir las puertas de las cárceles a “ladrones y asesinos” si llega a Palacio.

En las redes sociales hay quienes hacen mofa de esta aseveración. Preguntan si el Nobel de Literatura pedirá que se abran las cárceles para sus “garantizados” del actual gobierno, empezando por la señora Nadine Heredia, cada vez más complicada en el proceso de las agendas y sus multimillonarias anotaciones.  

“A los perversos / encerraré en la cárcel de mis versos / y como reja les pondré mi lira”, clamaba el poeta José Santos Chocano, tan talentoso en lo literario (igual a Vargas Llosa) como infame en su conducta personal (fue involucrado en una estafa al Banco de España cuando ejerció un cargo diplomático en ese país) y política (adicto a las dictaduras, en especial al sanguinario tirano de Guatemala Manuel Estrada Cabrera). También asesinó al periodista Edwin Elmore en el patio del diario El Comercio.

Similar a Chocano, el Nobel pone y saca de la cárcel a quienes su emoción le dicta, salvando a los amigos  y sobones. Cree que lo mismo hará Keiko desde la presidencia y con su mayoría parlamentaria. Pero ha sido PPK el que ha prometido aplicar una ley por la cual Fujimori padre deje la prisión y cumpla su condena en casa. No fue Keiko. ¿Por qué no le reclama a su candidato rectificarse y retroceder en esa promesa en vez de hacer presagios apocalípticos, hecatómbicos y delirantes?   

Cada vez —creo— está más vigente aquella dura pero franca sentencia de la señora Patricia Llosa a su exmarido: “Mario, tú solo sirves para escribir”. Y eso.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo