Connect with us

Opinión

La trinchera

Publicado

el

Fuerza Popular hará del Congreso un tablero de ajedrez en el que su mayor reto será no patearlo.



Diversas hipótesis se han tejido sobre el futuro del Congreso de la República durante el periodo 2016-2021, luego de conocerse el pleno dominio del mismo que tendrá Fuerza Popular. Se le ha enrostrado al fujimorismo volver a sus raíces autoritarias por las expresiones de legislador electo Francesco Petrozzi (con mayoría fujimorista, “leyes correrán como por un tubo”)  y del reelecto Pedro Spadaro (“Por lo menos, el Congreso ya sabemos de quién es”), ambos ufanándose del peso específico que tendrán los 73 miembros de su bancada.

En realidad, no era necesario romperse la cabeza ni rasgarse las vestiduras para sopesar los escenarios posibles. FP tenía dos planes: el plan A se basaba en el triunfo electoral de Keiko Fujimori y con ello hubiera sido inevitable que abrieran el abanico en el Parlamento buscando compartir con las diversas fuerzas políticas allí representadas —apelando más al desprendimiento que  a los equilibrios la dirección de ese poder del Estado y las comisiones ordinarias.

Como ocurrió lo que ya sabemos, entra a tallar el plan B: FP hará sentir su mayoría tanto en la administración como en el manejo político del Legislativo. Desde el Oficial Mayor hasta el último conserje dependerá de su voluntad. Y en la Mesa Directiva como en las presidencias de los grupos de trabajo, prevalecerán los vencedores junto a quienes escoja como aliados. El Partido Aprista es el único que, hasta el momento, ha dejado la puerta abierta para cumplir este rol.

Por eso, nadie debe extrañarse de lo dicho por el vocero fujimorista Héctor Becerril, en el sentido que ni con Peruanos Por el Kambio ni con el Frente Amplio contarán para los propósitos arriba señalados. El afán de arrinconar a éste último en el paquete oficialista, busca también reducir la imagen opositora al próximo gobierno que desea perfilarle su lideresa y excandidata presidencial Verónika Mendoza.

El Congreso será la trinchera absoluta de FP. Allí activará sus armas haciendo el juego del palo y la zanahoria. Golpeará y muy duro políticamente al gobierno de PPK, pero se cuidará de no ponerse al límite de la disolución constitucional. Moverá sus fichas en un tablero de ajedrez propio donde lo más elemental que se le exige es que no termine pateándolo.

Tendremos todo el mes de agosto para vislumbrarlo, particularmente en el debate parlamentario del próximo Presupuesto General de la República.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Caviares no quieren soltar el TC

Seguir leyendo

Opinión

COVID-19: fiasco gubernamental

Seguir leyendo

Opinión

El verdadero grupo de poder

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo