Connect with us

Opinión

¡La traición!

Publicado

el

"Qué vergüenza; dan náuseas”, ha dicho María Corina Machado sobre los cuatro gobernadores de oposición que prestaron juramento ante la Asamblea Constituyente venezolana.



La exdiputada desaforada por el chavismo, María Corina Machado, ha resumido en una frase su indignación al conocer que cuatro gobernadores de oposición habían prestado juramento ante la Asamblea Constituyente. “Qué vergüenza; dan náuseas”, dijo. Por su parte, Leopoldo López y su esposa Lilian Tintori han denunciado este acto de perfidia política. Y es que resulta imposible no repudiar una ominosa traición al pueblo, que desplegó históricas jornadas de lucha reclamando libertad y democracia a un régimen que se mantiene en el poder hace diecinueve años, y que ha conducido a Venezuela a una catástrofe económica y social sin precedentes en la historia.

En esas movilizaciones perdieron la vida más de ciento cuarenta personas entre ellos un niño de 17 años, Neomar Lander, que se protegía de la represión con un escudo de cartón y a quien la policía perforó el pecho disparándole una bomba lacrimógena. La estadística también registra mil heridos, cinco mil detenidos y 620 presos políticos, además de docenas de jóvenes brutalmente torturados en las mazmorras de los Servicios de Inteligencia Bolivarianos (tal como denunció con pruebas el Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas y la Secretaria General de la OEA).

Esos cuatro gobernadores olvidaron esas jornadas de lucha, los crímenes, vejaciones y encarcelamiento de cientos de sus compañeros y el padecimiento de sus familias para someterse indignamente a la Asamblea Constituyente creada por Maduro; es decir, para ser subyugados por los asesinos y represores.

Recordemos que en diciembre del 2015 parecía que la dictadura llegaba a su fin, cuando la oposición ganó las elecciones parlamentarias. Pero rápidamente esa institución fue interferida por el gobierno, que desconoció su fuero, no promulgó ninguna de las leyes aprobadas, suspendió el pago de remuneraciones y, finalmente, en un acto televisado a todo el mundo, matones y policías ingresaron al hemiciclo con pistolas y garrotes, dejando heridos a quince legisladores. Poco después, en siniestra exhibición de impunidad el coronel Bladimir Lugo, oficial de la Guardia Nacional a cargo de la seguridad del recinto, sacó a gritos y empujones al presidente del parlamento Julio Borges.  Y esta “hazaña” fue compensada por Maduro con una condecoración con la Orden al Mérito al matón uniformado.

Sometidos el Consejo Electoral, la Contraloría, la Defensoría del Pueblo, el Tribunal Supremo de Justicia y el Ministerio Público, amordazada la prensa, amenazados los ciudadanos por las Fuerzas Armadas, el gobierno convocó a comicios para una Asamblea Constituyente que fue elegida fraudulentamente ante la protesta internacional. La Asamblea, a su vez, no solo desconoció al Congreso opositor sino que llamó a elecciones para gobernadores. Sorprendentemente, la oposición mordió el anzuelo y presentó candidatos que, como era de esperar, fueron derrotados por el chavismo.

“Lo que comienza mal, acaba mal”, dice un viejo refrán. Y así ha ocurrido. Pero a lo dicho debemos agregar que el impacto de la traición de los gobernadores juramentados también alcanza a doce países de América Latina —incluido el Perú—, a veintiocho gobiernos de Europa, a los Estados Unidos y Canadá, todas naciones que desconocieron la Asamblea Constituyente. Emiliano Zapata, caudillo de la revolución mexicana, dijo alguna vez sobre los traidores: “Muchos de ellos, por complacer al tirano, por un puñado de monedas, por cohecho o soborno están traicionando y derramando la sangre de sus hermanos”. Una frase que calza con la conducta de los fariseos de la política venezolana que fungieron de opositores para alcanzar una pequeña cuota de poder que les permita acceder a un buen sueldo y a numerosos beneficios. La historia no los olvidará.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Cold case

Seguir leyendo

Opinión

Policía bueno y policía malo

Seguir leyendo

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo