Connect with us

Opinión

La sociedad del desuetudo

Publicado

el

Por más que algunos medios publiquen encuestas con un 80% de aprobación, lo cierto es que el desacato generalizado a las normas del gobierno demuestra que esa presunta complacencia no se lleva con la realidad.



Recuerdo que el padre Aymon La Cruz López (1920-2007) mencionaba en sus clases de Derecho Romano la figura jurídica del llamado desuetudo. Ocurría cuando la costumbre imperante en un determinado lugar –llámese región o provincia romana– originaba que su población decidiera mancomunadamente no acatar pacíficamente una ley dictada por el Senado Romano de manera indefinida, lo que traía como consecuencia que la disposición emitida se volviera, en el tiempo, inaplicable por su propia ineficacia.

Pareciera que nuestra población, sin tener el menor conocimiento de esta antiquísima figura jurídica, la estuviera aplicando a la perfección: llevamos varias semanas confinados en un aislamiento social y supuestamente debemos salir de nuestros hogares solo para casos puntuales. Sin embargo, vemos mercados populares transitados desordenadamente por personas que no toman las mínimas medidas de prevención y filas de descuidados transeúntes para hacer uso del transporte público. Todo ello está provocando el contagio masivo y descontrolado de ciudadanos por todo el país.

Como era de esperarse, el gobierno central ha confirmado oficialmente que a nivel nacional más del 40% de la población ha hecho caso omiso a las disposiciones adyacentes al estado de emergencia y, si a eso sumamos la total falta de prolijidad del gobierno para con las fuerzas del orden –quienes muchas veces son agredidos por furibundos “caminantes”–, podemos concluir que aún falta mucho para llegar al pico de propagación del COVID-19, que era lo que se estaba buscando con esta mal llamada cuarentena (hace rato que dejo de serlo).

Y es que para ejercer autoridad debes dar el ejemplo. Por ello, no se puede dar las gracias a un ministro del Interior que se ha ido por permitir una corruptela vergonzosa en la adquisición de mascarillas para sus efectivos policiales, y el contagio de 1300 de ellos sin que reciban una atención médica digna por su sacrificada labor.

Igual de cuestionable es que el mandatario halla pretendido licitar con fondos del Estado un seguro y asistencia médica particulares, millonarios para él y su familia, con cobertura nacional e internacional; licitación que fue cancelada al verse descubierto por la prensa independiente.

Por más que algunos medios publiquen encuestas con un 80% de aprobación a la gestión de Vizcarra, lo cierto es que el desacato generalizado a las normas del gobierno por parte de la población demuestra que esa presunta complacencia no se lleva con la realidad. Un Ejecutivo sin autoridad y un Legislativo de púberes políticos nos van a terminar convirtiendo en la sociedad del desuetudo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo