Connect with us

Opinión

La sangre de García

Publicado

el

En 1794, Maximillien Robespierre hizo arrestar a su rival político George Danton y lo condenó a morir en la guillotina. Pero en julio del mismo año Robespierre, en aras de la revolución que había promovido, fue también detenido y guillotinado al grito del pueblo: “Robespierre, la sangre de Danton te ahoga”.



Nos cuenta la historia que en marzo del año 1794 Maximillien Robespierre, apodado El Incorruptible y uno de los más connotados líderes de la Revolución Francesa, hizo arrestar a su rival político George Danton y lo condenó a morir en la guillotina. Pero en julio del mismo año Robespierre, en aras de la revolución que había promovido, fue también detenido y guillotinado mientras el pueblo –recordando los excesos cometidos por este personaje– le espetaba: “Robespierre, la sangre de Danton te ahoga”.

Esta semana se cumplieron tres meses del suicidio del expresidente Alan García, producido cuando miembros de la Diviac pretendieron detenerlo por las investigaciones en su contra vinculadas al caso Odebrecht. Muchos sentimos su partida y otros, contagiados del “síndrome de la incorruptibilidad”, celebraron la tragedia desnudando así sus almas enfermas y la miseria humana en todo su esplendor.

Hoy, a noventa días de su partida, los comunistas, caviares y rivales políticos de García se encuentran en salmuera. Aquellos que lo acusaron durante décadas de ser un gran corruptor resultaron ser los más corruptos; y es que vivimos en una sociedad regentada por la hipocresía. Quienes nunca pudieron derrotarlo en una lid democrática optaron por el fácil fariseísmo, porque necesitaban un gran enemigo con el cual distraer a la opinión pública.

Con Alan en otro plano del universo, sin embargo, ya no hay excusas para cubrir a los señores de la infamia.

Ahora sabemos que los adalides de la moral nunca lo fueron, y las delaciones siguen llegando: Alejandro Toledo quedó encarcelado en Estados Unidos a la espera de su extradición; PPK con sus 80 años a cuestas vive acorralado en su domicilio; Nadine y Ollanta Humala, otrora “pareja presidencial”, afronta acusaciones que reclaman para ellos 25 y 20 años de prisión respectivamente; y Susana Villarán, aquella señora que realizó toda su vida política autoproclamándose decente y adjetivando de corruptos a quienes no pensaban como ella, se encuentra recluida en un penal de mujeres acusada de haber recibido siete millones de dólares de Odebrecht y OAS para financiar su campaña del NO a la Revocatoria.

Todos los anteriores, enemigos declarados de García, se perderán en la ignominia. Tal como él dijo en su carta a la posteridad: “Les dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo; y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios, porque ya cumplí la misión que me impuse”.

No cabe duda. Así como Robespierre ante Danton, hoy todos ellos están ahogándose con la sangre de García.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Es una huelga por los derechos humanos

Seguir leyendo

Opinión

Cold case

Seguir leyendo

Opinión

Policía bueno y policía malo

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo