Connect with us

Opinión

La polarización de los siglos

Publicado

el

No hemos entendido el peso del divisionismo que aún arrastramos de cara al bicentenario.



Cuánta razón tenían los maestros del ayer al subrayar que la historia es el pasado visto con ojos del presente. Desde nuestro actual horizonte de polarización quizás tengamos ocasión de entender mejor algunos aspectos de ese Perú en el cual se podía gritar por igual “¡Viva el Rey!” o “¡Viva la Patria!”.

La rebelión de los patriotas del Cusco (1814-1815) generó una Junta de Gobierno. En su momento, los rebeldes tomaron Cusco, Ayacucho, Arequipa, Puno y La Paz. Derrotaron militarmente al dream team de las fuerzas realistas pero la sociedad estaba muy polarizada y al final fueron derrotados.

¿Sabe usted quién persiguió, capturó y ejecutó a Pumacahua? El regente de la Audiencia, Manuel Pardo: nada menos que el abuelo del primer presidente civil del Perú. Este notable funcionario virreinal elevó un informe a la superioridad que debe ser bien entendido. Tras relatar los sucesos, Pardo anuncia el propósito de emitir una opinión muy personal que considera valiosa.

Empieza recordando que cuando en Europa los franceses tomaron al rey, se formaron juntas de gobierno. Pardo señala que el contagio no se ha podido evitar en los dominios de América…  salvo en los reinos del Perú. La razón que ha permitido evitar el contagio, así se expresa, no obedece a alguna política virreinal singular. La razón es una sola y tiene que ver con la extrema rivalidad que hay entre estos pueblos del Perú.

Tanto así, continúa  el regente, que basta que un pueblo tome partido por un bando para que el pueblo vecino enarbole de inmediato el bando opuesto. Con esa lucidez se expresa Pardo y aún recomienda a la Corte prestarle atención porque esa polarizante división es la base social que le da estabilidad al gobierno.

Pardo, un gran precursor de la sociología, va más allá y decide ilustrar su planteamiento con un ejemplo macro, destacando el conflicto entre Quito y Cuenca. Pero termina de sorprender cuando pone por delante de todo, varios años antes de que los aludidos se maten mutuamente en nombre del rey y la patria, la insalvable rivalidad entre Huanta y Cangallo.

Les aseguro que cuando entendí a Pardo me sentí un iluso andahuaylino manipulado por los siglos de los siglos para definir el mundo inmediato a partir de la confrontación con Abancay. No abrimos los ojos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo