Connect with us

Opinión

La peligrosa angurria de Marisol

Publicado

el

¿Le hace bien a la gobernabilidad que un presidente débil tenga, además, que padecer a una vicepresidenta enemiga?



Nada puede ser más cierto que Humala despedazó la gobernabilidad metiendo a su esposa al cogollo de las altas decisiones de gobierno. Que eso ha tenido, como consecuencia que cinco años después pase de interesante candidato a un desastre como gestor público. Y que se haya peleado hasta con sus vicepresidentes, otrora gente de su más entera confianza. Todo esto es irrefutable.

No obstante, siendo esto cierto, no es menos verdadero y peligroso que Marisol Espinoza no haya renunciado al cargo de vicepresidenta. Si bien es cierto que su puesto es resultado de una votación, nadie en realidad votó por ella ni por Chehade, sino por Humala. Y si ella está ahí, es por el presidente, guste o no.

Por su función, además, es en la práctica un cargo que requiere la más absoluta confianza del presidente, pues nada menos es la persona que tiene la responsabilidad de reemplazarlo en ausencia. Esa fue la razón por la que el otro vicepresidente renunció al cargo tempranamente al verse vinculado con los hechos comprometedores de las Brujas de Cachiche.

Pero Espinoza declara ayer como a la pasada algo muy grave: que el presidente hace tres meses no coordina con ella nada de nada.Es claro que Humala ya no le tiene confianza.

Entonces la pregunta llega sola: ¿le hace bien a la gobernabilidad que un presidente débil, ya maniatado por una mayoría adversa en el Congreso, atormentado por una situación legal cada vez más comprometedora de su esposa, tenga además que padecer la “cercanía” de su segunda al mando que públicamente se le enfrenta y cuestiona?

Espinoza ya logró que le permitan postular por el partido que quiera, y está bien que haya sido así. Lo que está pésimo es que siga jugando “a dos cachetes”: buscando combi al próximo parlamento pero sin dejar el gobierno que lidera su hoy más encarnizado enemigo. No se juega así y eso desnuda la peligrosa angurria de quienes tienen desmedido apetito de poder.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Por qué legalizan la estupidez?

Seguir leyendo

Opinión

Lo que comienza mal termina mal

Seguir leyendo

Opinión

Matemáticas y sentido común

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo