Connect with us

Opinión

La papa caliente de Martín Vizcarra

Publicado

el

El presidente ha tomado posesión del Congreso: ya no puede echarle la culpa. Se le acabaron las cortinas de humo y las telenovelas de horror. 



De marzo a julio tuvo sus cien días de luna de miel: llegó al poder un hombre trabajador, honrado, exitoso, pero ignorado por sus compañeros de partido porque simplemente no formaba parte del selecto grupo de favoritos de la corte de PPK. Vino cuando lo necesitaron –sorpresivamente– dispuesto a asumir una tarea para la que “no estaba preparado” (Julio Velarde dixit).

Bueno… en todo caso lo anterior es la historia que se quiere que creamos: que se inmoló por el país, dispuesto a luchar contra la corrupción y a poner las cosas en orden. Muy pocos han tenido el lujo de conocer los verdaderos entretelones que finalmente lo llevaron a la presidencia.

Inmediatamente deslindó intereses del “partido de gobierno” (al que, asumimos, no le debía gratitud alguna sino todo lo contrario: muchos de ahí sabían que Vizcarra les pasaría la factura de los meses iniciales de maltrato y aislamiento). Hizo alianzas: provinciano se apoya en provinciano (¿por una suerte de natural complicidad contra el limeño?). Con César Villanueva –escogido o impuesto– que parece hablar el mismo lenguaje y naturalmente con los GORE, a quienes inmediatamente dotó de fluidez económica se entiende a cambio de los amigables y lisonjeros recibimientos de sus interminables viajes estos meses de gobierno. ¡Qué mejor embajador de la fórmula mágica del referéndum! ¡Qué mejor evangelizador que el propio presidente!

Ahora que anda triunfador, deliver!, como dicen los gringos. La gente espera entregables, pero en el Perú nada es tan fácil. Tendrá que construir lazos con los recién elegidos presidentes regionales, cuyo nivel de ejecución será muy bajo este primer año. También ha ofrecido una reforma laboral integral (lo que pareciera haber determinado la renuncia de Christian Sánchez) que debería reducir sustancialmente los sobrecostos, no promover el aumento de la RMV y eliminar la obligatoriedad de la reposición. Ahí choca, sin embargo, con la famosa sentencia del Tribunal Constitucional que tanto daño ha ocasionado a la poca formalidad que existe en el país.

Sugiero poner mucho énfasis al programa Agua para Todos. Solo en Lima, tres millones de personas no tienen agua potable y saneamiento; obras que, además, redituarían en una mejora de la salud pública e indirectamente en la lucha contra la anemia.

La lista de ofrecimientos en CADE fue muy extensa –recogida con mucha prolijidad por nuestro editor, Julio Guerrero, en post publicado el Político.pe el 1 de diciembre último–. Es necesario que priorice y cumpla por lo menos dos o tres. Que empiece reconstituyendo su gabinete, pues necesita un equipo bien ensamblado y con el mismo norte.

Hoy cuenta con un importante apoyo popular: aunque la rapidez con el que este creció podría desinflarse. El presidente ha tomado posesión del Congreso: ya no puede echarle la culpa. Se le acabaron las cortinas de humo y las telenovelas de horror.

Una papa caliente quema en sus manos y lo sabe. Debe ir con cuidado: las redes son el mayor difusor de emociones, y no queremos ver pronto chalecos amarillos marchando por la ciudad. La “genialidad” y astucia de sus asesores tiene un límite: no se confíe, señor presidente.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo