Connect with us

Opinión

La nueva ministra y los derrotados

Publicado

el

A pesar de sus fanáticos esfuerzos, la maquinaria desestabilizadora nunca logró su cometido.



Qué alucinante la tozudez de algunos: casi desde el minuto siguiente al que se supo que Marilú Martens era la nueva ministra de Educación, la maquinaria desestabilizadora (y sus tributarios, los conscientes y los ingenuos) ya había empezado su trabajo.

1. Que es muy cercana a Idel Vexler, detractor de Saavedra.

¿Y? Nadie duda de que el exministro tiene un currículo extraordinario y de que cualquier organismo internacional lo va a recibir con los brazos abiertos, pero de ahí a que se haya vuelto sujeto de fe y sea un pecado cuestionarlo… bueno, eso solo cabe en ciertas mentes fanáticas.

2. Que ha trabajado en una universidad privada.

Perdonen pero… WTF? Es decir, para cierto sector lo que debería ser una señal de experiencia más bien sirve para descalificar. Siguiendo esa lógica y por citar un ejemplo, ¿Marcial Rubio, actual rector de la PUCP, tampoco cumpliría los parámetros?

3. Que por haber sido directora del Colegio Mayor, su visión de la educación es elitista.

Quién los entiende. ¿No es acaso el objeto de esa institución promover la competitividad y la excelencia entre los estudiantes y, de paso, ser un referente de calidad académica para todo el sistema nacional? Nuevamente, lo que sería un plus en cualquier hoja de vida es otro “motivo de sospecha” para una mente alienada.

4. Que por haber iniciado funciones durante el gobierno de García “la reforma educativa peligra”.

¿Qué decir sobre esta especulación? Solo cabe sentir vergüenza ajena. Es más, inmediatamente después de juramentar la ministra ha enfatizado que la reforma educativa continúa (por cierto, ¿qué vocero de algún poder del Estado dijo lo contrario?).

En resumen, los perdedores caen en lo mismo que tanto critican… todo porque, justamente, perdieron. Censuraron al ministro; el Ejecutivo nunca presentó la cuestión de confianza; sus candidatos —los de la argolla de siempre— fueron dejados de lado; y hoy en la tarde el presidente y Keiko Fujimori se reúnen en la casa del cardenal.

Derrotados, igual no aprenden: su fanatismo continúa cegándolos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Greta Thunberg, Lindbergh y Cristóbal Colón

Seguir leyendo

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo