Connect with us

Opinión

¡La locura!

Publicado

el

La promoción de Ollanta Humala asciende este año al generalato... ergo, ¡tenemos golpe a la vista! ¡Qué paranoia, por Dios!



Me resulta incomprensible desde el punto de vista de la política cómo algunas personas medianamente ilustradas pueden creer a estas alturas que Ollanta Humala —sí, ese que ya llegó al 10% de aprobación en todo el Perú— se apresta a dar un golpe de Estado. El nuevo insumo que alimenta esta fiebre es que varios miembros de su promoción militar ascienden este año a generales. Ergo: ¡tenemos golpe a la vista! Por Dios, ¡qué paranoia!

Solo desde el campo de la psicología amateur —qué más se necesita para atar dos chicotes pelados— se puede explicar esta pulsión de que Humala dé un zarpazo a la democracia. A mí me parece que al menos eso es lo que desean los que ven un golpe debajo de la alfombra.  

Seamos claros: la imagen del “chavista” que a última hora se quitó la careta y que “no engañó” a los que siempre desconfiaron de su polo blanco es un deseo oculto que muchos que no votaron por él en 2011 desearían ver a última hora. Sería como una reivindicación, un postrero “te lo dije, Vargas Llosa (¡HDP!). ¿Ya ves que pasó como lo advertimos? ¡Ahora nos jodimos, ya tenemos a Chávez instalado en el poder quitándonos todo!”

¡Plop! Por si no nos estamos entendiendo hasta aquí: ¿alguien cree que quien no pudo convertirse en un Hugo Chávez cuando tenía 70% de aprobación (al principio, ¿lo recuerdan?) lo va a ser ahora que tiene 10%?  O sea, en un impromptus de desesperación ante el despeñadero y a un año de irse a su casa —el pobre debe de estar contando los minutos—, el que responde al apelativo de “Cosito” va a arengar a sus amigos generales de promoción con un: “Carajo, ¡demos un golpe!” y, claro, ¡sus amigos generales lo van a seguir pistola en mano!

¿Necesito explicar por qué eso nunca va a suceder?

Lo que sí puede pasar es que el golpe que algunos alucinan proveniente de Palacio venga más bien de las calles, en una asonada turbulenta. Ese es el peligro real. Con 10% de aprobación y bajando, sin control ya de la situación política, perdido el Congreso y con un Ejecutivo al garete, un viento fuerte soplado por Arana & Cía. puede llevarse a Humala.

Por el bien de la democracia, ¡ojalá que entonces sus generales lo defiendan!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ha muerto un inocente”

Seguir leyendo

Opinión

¡Psicosociales los de hoy!

Seguir leyendo

Opinión

Solo falta la infiltración cubana

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo