Connect with us

Opinión

La huelga de maestros y la crisis de representatividad

Publicado

el

Mientras el presidente y la ministra Martens se reunían con el CEN del SUTEP, este era desconocido por los maestros que marchaban en la Plaza San Martín.



No es una novedad que nos quejemos de no sentirnos adecuadamente representados. Ya no son años sino décadas que tenemos esa desagradable sensación de que congresistas andan ganando plata nuestra en el Congreso siguiendo su propia agenda e intereses y no los nuestros, que es para lo cual lo elegimos. ¿Realmente sabemos quiénes representan nuestros intereses?

Con motivo de la aún vigente huelga magisterial hemos podido vivir de cerca la crisis de liderazgo de los que se arrogan la facultad de representar a profesionales que los desconocen. Los maestros que marchaban en la Plaza San Martín desconocían al CEN del SUTEP que se reunía en ese momento en Palacio con el presidente y con la sonriente ministra: más bien nombraban al presidente “electo” del comité de lucha del SUTE regional. Mientras tanto, la ministra salía a decir que todo se había arreglado con ambos, echando flores a las tan venidas a menos “mesas de diálogo”.

Desde que nace la democracia representativa en lo que hasta ahora es el intento menos malo de tomar en cuenta racionalmente las opiniones de todos— las reglas básicas, entre otras, han sido: 1) que la sociedad libre tiene que ser construida de abajo hacia arriba; 2) que estas personas libres se unen o forman comunidades locales que deben ser independientes (lo que incluye la independencia financiera y la de determinar sus propias reglas); 3) las comunidades locales se integran en una unidad superior.

Sin embargo, lo que vemos en medio del caos y anarquía característico de nuestras izquierdas es un brutal rompimiento de las tres reglas. Los involucrados no se han construido de abajo hacia arriba sino que han sido copados por una cúpula que arriba decide todo;  no son independientes porque responden a una partidocracia deformadora de todo principio democrático, que en este caso es manipulado por Patria Roja; y nunca se integraron en unidades superiores ya que el único interés es la plata de la Derrama.

Existen mecanismos en la ley que teóricamente evitan el grave daño causado a los alumnos a punto de perder el año escolar por este caos y que pasan por poner maestros de reemplazo pero, claro, para variar la ley está pintada en la pared y no se aplica. Es en ese sentido que urge, en primer lugar, buscar reemplazo inmediato (si no hay maestros que sean oficiales del ejército acantonados en las regiones); en segundo lugar, crear las bases para que esto no se repita y los maestros tengan una adecuada representatividad, que debería ser la de tener un congresista que no responda a intereses políticos partidarios sesgados sino gremiales y del grupo al que representan.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo