Connect with us

Opinión

La historia les hará justicia

Publicado

el

En estos tiempos, cuando impera el egoísmo y la mezquindad, sepamos agradecer a quienes con poco lograron mucho.



El jueves último conmemoramos 27 años de la captura de Abimael Guzman, líder del grupo comunista “Sendero Luminoso”  que durante una década asolo a nuestra sociedad con atentados terroristas por todo el país sin contemplación alguna con la población civil. Hoy, cuando los medios de comunicación se dedican a dar cobertura a nuestras diferencias políticas e ideológicas, es menester hacer recordar a nuestra ciudadanía lo que se puede lograr con unión, mística y trabajo en equipo: todas cualidades ignoradas por nuestros gobernantes de turno, un vacío que nos está llevando de narices al despeñadero social.

Para quienes lo han olvidado –o procuran que lo olvidemos– el Grupo Especial de Inteligencia del Perú o GEIN fue creado el 05 de marzo de 1990 en el gobierno de Alan García, con el propósito de ubicar y capturar a los dirigentes de los grupos terroristas Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru. Eran tiempos de crisis social, económica y política pero, tal como lo señala Gustavo Gorriti (periodista que no tiene ninguna simpatía por el APRA y sus dos gobiernos democráticos) textualmente: “El exministro aprista del Interior, Agustín Mantilla, y el entonces jefe de la Policía, general Fernando Reyes Roca, fueron decisivos en la creación del GEIN. El segundo recomendó al primero que apoyase la iniciativa de Benedicto Jiménez, lo que hizo Mantilla con los pocos medios que disponía en esos tiempos ruinosos. Esa decisión permitió la primera y crucial intervención de la casa de Monterrico en junio de 1990, quizá la más importante antes de la captura de Guzmán”.

Desde marzo de 1990 hasta setiembre de 1992 el GEIN logró, con mucho sacrificio y sin recibir mayor apoyo económico del gobierno, desmantelar paulatinamente el comité central de Sendero Luminoso, incautando información valiosa y desarticulando esta organización genocida hasta culminar con la llamada “Operación Victoria”, que capturó a Guzmán e inició el final del terrorismo en nuestro país.

En estos tiempos, cuando impera el egoísmo y la mezquindad, sepamos agradecer a quienes con poco lograron mucho. Aún ahora — cada vez que voy a cualquiera de los diversos departamentos de la Dirincri para alguna diligencia que mi profesión exige– siempre escucho decir que el mejor ministro de Interior que tuvo el Perú fue Agustín Mantilla, criticado por sus adversarios pero cuyos errores políticos pagó en vida.

Por eso, tengo fe en que en un tiempo no muy lejano la hazaña que él y los valientes integrantes del GEIN obtuvieron será reconocida por todas las tiendas políticas y, finalmente, la historia les hará justicia.

Foto: Andina

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El dilema de usar o no usar

Seguir leyendo

Opinión

Imposible disfrazar el golpe de Estado

Seguir leyendo

Opinión

El ingeniero constitucionalista

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo