Connect with us

Opinión

“La fuerza es el derecho de las bestias”

Publicado

el

Más temprano que tarde, Maduro tendrá que rendir cuentas a su pueblo.



Ya van cuatro años desde que Nicolás Maduro asumió la presidencia de Venezuela y desde que este país proveedor de ilusiones para el resto de la región se convirtió en el tártaro del que todos huyen. Sus ciudadanos prefieren migrar a seguir viviendo bajo un gobierno identificado con la ignominia que usando el pretexto de la revolución por las causas sociales solo ha generado hambre, pobreza y una anarquía sin precedentes. En Venezuela el valor de la vida humana se reduce a la puntería que puedan tener los mercenarios armados por quienes de manera desfachatada se hacen llamar representantes de un pseudosocialismo del siglo XXI.

La historia de la dictadura del país llanero no es muy diferente a las dictaduras que hemos tenido en nuestra región a través de la historia. Así como en 1999 el militar Hugo Chávez (predecesor de Maduro) llegó al poder en medio de crisis económicas inmanejables, despotricando de los “políticos tradicionales” y ofreciendo soluciones cuestionables que recibieron el beneplácito de la mayoría de su país, así también Argentina tuvo su Videla, Paraguay su Stroessner, Chile su Pinochet, Bolivia su Banzer y nosotros a Velasco. Todos gobiernos en los que los derechos humanos fueron solo palabras huecas y perdidas en la nebulosa de una prensa parametrada que pretendía convencernos de la eficiencia de nuestros gobernantes, diciéndonos que estábamos camino al desarrollo. Al desarrollo de nuestro propio desastre, les faltó añadir.

El economista Ludwing von Mises (1881-1973) dijo alguna vez que “el que aboga por las dictaduras siempre aboga por el control sin restricciones de su propia voluntad”. Por ello debemos ser solidarios con aquellos hermanos venezolanos, quienes a pesar de tener todo en contra continúan luchando  por la libertad de su país.

Maduro ya adelantó: “Lo que no se puede con los votos lo haríamos con las armas”. Eso no es el socialismo del siglo XXI, es solo el preludio de una masacre anunciada por alguien que más temprano que tarde tendrá que rendir cuentas a su pueblo y a los cientos de víctimas que está dejando de legado.

Hoy más que nunca, la historia le da la razón a Marco Tulio Cicerón: “Vis enim est jus bestia” (“La fuerza es el derecho de las bestias”).

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Ahora sabrán lo que es fascismo

Seguir leyendo

Opinión

Fragmentación electoral

Seguir leyendo

Opinión

Edmer Trujillo: otra raya más al tigre

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo