Connect with us

Opinión

“La espiral del silencio” en el sur del país

Publicado

el

En su mensaje, el presidente no dedicó una sola palabra a la huelga de maestros que lleva casi dos meses.



En su mensaje presidencial, PPK no le dedicó ni una palabra a la huelga de maestros que se ha extendido por todo el sur del país, y que mantiene suspendidas las clases, en el peor de los casos, por casi dos meses. Apenas se limitó a mencionar, de forma general, que se ha aumentado el sueldo de los profesores en 16% y que se planea un aumento “similar” para el próximo año. ¿Se puede justificar este silencio, cuando sí se habló a fondo de problemas específicos como el SIS o el GSP?

En los setenta, la politóloga alemana Elisabeth Noelle-Neumann acuñó el término Espiral del Silencio para describir su teoría sobre formación de la opinión pública. Su conclusión: una minoría ruidosa y comprometida con su discurso, con el tiempo, verá hacerse dominante su opinión si se enfrenta a una mayoría silenciosa y sin liderazgo claro. Esto porque los individuos tienden a orientar sus opiniones en base a un sondeo de su entorno.

Cuando inició la protesta de maestros en Cusco, la posición de los cusqueños urbanos era “Aumento sí, pero den examen y no hagan huelga”. Sin embargo, principalmente con apoyo de las bases rurales el sindicato comenzó a realizar marchas diarias, muy ruidosas y a lo largo de puntos neurálgicos de la ciudad. Estuvieron en Sacsayhuamán durante el Inti Raymi y luego convocaron a un paro regional de dos días.

La plana docente del sector público es gigante. Por más remoto que sea un pueblo, siempre habrá en él una escuela. Ello supone una fuerza enorme, capaz de poner en marcha la espiral del silencio. Durante las marchas, cualquier consigna contraria es acallada con violencia por los maestros. A ello se suma la cobertura mediática local, potenciadora de la espiral.

Hoy la huelga de maestros se ha extendido a casi todas las regiones del sur: Ayacucho, Arequipa, Apurímac, Puno y Madre de Dios, por citar algunas. Y si bien en Cusco aún hay resistencia de la gente, pues la huelga afecta la actividad turística, esta es cada vez más débil.

Del lado del gobierno, el silencio ha sido cómplice de esta expansión. El Minedu intentó negociar, pero cuando el Sute regional pateó la mesa, no tuvo capacidad de respuesta política ni mediática. Una cosa es que a Lima no le interese lo que pasa en el sur del país —como ha ocurrido siempre— y otra, que el presidente no le dedique ni una palabra a un problema que paraliza las escuelas de medio país.

Sobre la huelga, unos apuntes finales. No se trata del Sutep nacional, sino de ‘Sutes’ regionales radicalizados. Patria Roja, que sí ha llegado a acuerdos con el Minedu, ha desconocido la protesta y ha dicho que sus dirigentes son cercanos al Movadef. Finalmente, nadie podría estar en contra de que los sueldos de miseria de los profesores (S/. 1200, en algunos casos) sean aumentados. Pero el incremento del piso salarial a S/. 2000 ya está programado para el próximo año. Que los ‘Sutes’ lo exijan inmediatamente no responde a una necesidad de dinero, sino de capital político.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Opinión

El Tribunal tiene la palabra

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de septiembre: la caballería

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo