Connect with us

Opinión

La espada del antifujimorismo

Publicado

el

Lectura electoral en clave Excalibur y con aroma a pócima de Merlín 



En el mítico Camelot se necesitaba un líder capaz de agrupar detrás suyo a todos los descontentos y salvar el reino de un destino indeseable. El viejo brujo Merlín y varios poderosos lo buscaban sin encontrarlo. Solo había una manera: la leyenda política aseguraba que solo aquel que lograse empuñar y extraer una espada clavada en una roca terminaría siendo el nuevo líder salvador.

Algo parecido ocurre en los actuales comicios. A veces, el único tema de interés es el antifujimorismo y sus posibilidades de lograr vencer a Keiko en segunda vuelta. Para ello es necesario que uno de los líderes sea capaz de extraer la espada de la roca… sea capaz de empuñar con claridad la bandera del antifujimorismo.

Y ahí está la espada del antifujimorismo esperando al líder que pueda extraerla del ensueño pétreo y unir a la población detrás de ese sentimiento anti. Y vaya si han pasado los aspirantes. Primero estuvo sir PPK, casi de la misma edad de Merlín. Parecía ser el indicado pero no ha podido hasta ahora empuñar la espada.

No importa, pensaron los merlines criollos, hay más aspirantes. Y claro que había. Empezando por sir Alan, antaño casi un sir Galahad y hoy inmenso como un dragón. Tampoco pudo Alan, aunque sus partidarios aun confían en alguna pócima secreta.

Entonces apareció un nuevo príncipe rodeado de lujos y brillo. Acuña se llamaba y por un momento dio la impresión que lo lograría pues todo lo que tocaba parecía convertirse en oro. Luego se supo que también convertía casi todo en copia y la espada no se movió.

Luego surgió un príncipe nuevo, recién hechecito y tan bien prefabricado que hasta parecía un dragoncito cuando se molestaba y hablaba de los dinosaurios. Los merlines criollos quisieron hacernos creer que Guzmán y solo Guzmán podría salvar el reino de las maldades de Keiko y el fujimorismo. Y cundo ya el engaño merlinesco iba a cuajar se descubrió que el dragoncito Guzmán tenía insalvable defectos de fábrica y vínculos no santos con el lado oscuro del poder.

Dicen que el dragoncito Guzmán aún tiene posibilidades pero por si acaso ya se encuentra un nuevo príncipe haciendo calistenia a la espera de intentar remover la espada y aglutinar el reino. Se llama Alfredo y está bastante más preparado que los demás.

Los merlines criollos no descansan.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo