Connect with us

Opinión

La edad de la inocencia

Publicado

el

Si ahora varios candidatos hacen fila temblando ante Pérez, Vela y Concepción es por que no dijeron con todas sus letras, directo y a la vena: "Sí, recibimos plata de Odebrecht como aportes de campaña. ¿Y?"



“Imaginando que todo esto fuera absolutamente cierto, que yo hubiera recibido dinero en un maletín que empleé en la campaña. Imaginando esa hipótesis que nadie ha dicho y que no es verdad, esto tampoco es delito. Esa tesis la he sostenido respecto a terceros y la mantendré”, ha dicho Lourdes Flores sobre las acusaciones de haber recibido aportes de Odebrecht para campañas electoral y municipal.

La señora Flores tiene toda la razón. Eso debieron haber dicho –sin tanto edulcorante como todavía usa la exlíder del PPC– todos aquellos candidatos al cargo público que fuere y que recibieron plata de la empresa brasileña. No era delito en el 2006 ni en el 2011, y tampoco debería ser delito hoy pues no se tiene que “suponer” que el dinero de una empresa multinacional formal que aporta por lo bajo a una campaña debe necesariamente tener origen ilícito. Esta persecución política tiene como mascarón de proa la inversión de la prueba; es decir, que los candidatos que recibieron el dinero sabían o tenían que saber que el dinero de los aportes venía de una caja 3 secreta. ¿Odebrecht, Barata o Serra se los dijeron cuando les dieron los aportes?

Nadie debe ir a la cárcel por “suposiciones” sino por HECHOS. Más bien: siguiendo el principio penal universal de la duda razonable y el indubio pro reo, la suposición contraria de que las empresas privadas no quieren que se sepa que aportaron a una campaña –para no tener problemas si su candidato no gana o porque los candidatos no quieren quedar ante el electorado como aliados del “gran capital”– debería ser la que prime ante la otra suposición.

Si ahora varios candidatos hacen fila temblando ante los fiscales Pérez, Vela o ante el juez al que casi todas las salas superiores terminan corrigiendo sus fallos Concepción Carhuancho, es por que en su momento esos candidatos no dijeron con todas sus letras, directo y a la vena: “Sí, recibimos plata de Odebrecht como aportes de campaña. ¿Y?”

“Si yo estoy investigando el caso de Hinostroza, cómo voy a propiciar su fuga”, ha declarado el fiscal Pablo Sánchez luego de conocer que la Comisión Permanente declaró procedente que se le investigue por ese hecho. Lo cierto es que el señor Sánchez –quien, según el columnista de El Comercio Fernando Rospigliosi dejaba pasar como Pedro por su casa a un  periodista que daba indicaciones a los fiscales especiales y los grababa subrepticiamente sabe Dios con qué propósitos (la periodista Rocío La Rosa que lo entrevista para El Comercio no le pregunta ni pío sobre ese tema)– tiene una lógica peculiar. Él encabezaba una facción en el Ministerio Público para que renuncie el entonces fiscal de la Nación Pedro Chávarry, luego de que este no le renovara la confianza a los fiscales Vela y Pérez que le habían hecho la vida imposible desautorizándolo en todo momento porque tenían una agenda propia.

Pero resulta que quien puso a Vela y ratificó a Pérez cuando terminó el mandato de Sánchez reorganizando y unificando el equipo Lava Jato (medida que fue aplaudida por todos), fue Chávarry (““El nuevo fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, unifica el equipo especial Lava Jato y nombra como coordinador al fiscal superior, Rafael Vela Barba, quien trabajará conjuntamente con el fiscal provincial José Domingo Pérez Gómez”, sostuvo el MP. El Comercio 20/07/2018). ¿Por qué tendría Chávarry que obstaculizar las investigaciones de Vela y Pérez si él mismo los puso en el cargo? Si Sánchez es inocente y rechaza que la Permanente haya decidido que se lo investigue por la fuga de Hinostroza, Chávarry también lo es por haber sacado a Vela y Pérez. Misma razón, mismo derecho.

“Denuncia contra Pablo Sánchez es una venganza política” ha sentenciado un político “liberal progresista”. ¿No podríamos decir lo mismo de las denuncias contra Pedro Chávarry?

¿Cuál es la diferencia? ¿Que Chávarry no se coludió con los “liberal progresistas” a los que Pablo Sánchez dejaba hacer y deshacer en la fiscalía de la Nación bajo su mandato? ¿O que Chávarry dejó de organizar almuerzos secretos para la gran prensa pagados por los contribuyentes para favorecer los negocios privados de relacionistas públicos que fungen de periodistas y moralizadores? ¿Que Chávarry plagió su tesis? ¿No le imputaron lo mismo al fiscal Pérez? ¿También lo van a denunciar para que lo investiguen? ¿O basta que la universidad se pronuncie para que la Permanente no haya perdido el tiempo en… una venganza política?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Solo a los amigos del presidente

Seguir leyendo

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo