Connect with us

Opinión

La desesperación de la improvisación

Publicado

el

Me temo que Vizcarra, a falta de propuestas serias para solucionar el conflicto político y social que acarrea el país, está buscando sustituir una realidad a la cual es incapaz de enfrentarse.



Luego de un inicio monocorde y sin nada nuevo que ofrecer, los últimos diez minutos del mensaje a la nación anunciando el adelanto de elecciones mediante una reforma constitucional mostraron lo que ya muchos habíamos señalado: la improvisación y falta de liderazgo del presidente Vizcarra.

Ya lo sucedido el martes pasado era una clarinada de lo que se venía venir. Ir a la ciudad de Arequipa para dialogar con las autoridades del sur del país –sin una estrategia que le permita defender la legalidad– trajo como consecuencia la paralización del proyecto Tía María, desnudando así una total falta de compromiso para respetar los acuerdos con las empresas que desean apostar por el crecimiento económico del Perú.

Lo mismo ha pasado este 28 de julio, con la solicitud de adelanto de elecciones. Lo que nos está diciendo el presidente es que no puede con el cargo que por accidente se le ha encomendado, y su “sesuda” propuesta de que se vayan todos (incluido él) significa que las inversiones seguirán paralizadas. Referéndum y convocatoria a elecciones implicarán además inestabilidad política, ya que no se están respetando los plazos electorales que nuestra constitución señala.

Me temo que Vizcarra, a falta de propuestas serias para solucionar el conflicto político y social que acarrea el país, está buscando sustituir una realidad a la cual es incapaz de enfrentarse. Argumentar que el proyecto de adelantar las elecciones se debe a que “el pueblo lo pide” es apoyarse en una oclocracia, precisamente es la forma en que se degenera una democracia para convertirla en un populismo sin frenos. Y lo que es peor: en un régimen sin un verdadero conductor para enfrentar la crisis institucional que estamos viviendo.

Quienes hoy apoyan la propuesta presidencial diciendo que tenemos el peor Congreso de nuestra historia deben recordar que los representantes que tenemos los elegimos nosotros. No es la primera vez que renegamos de nuestra propia irresponsabilidad al poner en aprietos con nuestro voto a personas que no tienen las capacidades éticas ni morales para ocupar una curul.

Si queremos mejores congresistas, empecemos por respetar el marco legal que establece la constitución para su elección y meditemos seriamente al momento de elegirlos. No pateemos el tablero como lo pretende hacer Vizcarra. No caigamos en la desesperación de la improvisación.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Por qué Vizcarra podría quedarse

Seguir leyendo

Opinión

Adelanto de elecciones: ¿Y dónde quedó nuestro derecho constitucional al sufragio?

Seguir leyendo

Opinión

La historia les hará justicia

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo