Connect with us

Opinión

Kouri, Gamarra y Villa Stein

Publicado

el

Los peruanos tenemos la pésima costumbre subdesarrollada de creer en la justicia solo cuando nos conviene, es decir, cuando coincide con nuestras opiniones y prejuicios.



Alex Kouri ha sido condenado esta última semana a cinco años de prisión por el caso Convial, más conocido como el de la “vía expresa del Callao”. La justicia ha encontrado a Kouri culpable del delito de colusión ilegal. 

Los enemigos del exalcalde y expresidente regional chalaco han celebrado la sentencia de la sala que lo condenó como un hito más en la lucha contra la corrupción y contra la impunidad. La opinión pública limeña y del Callao están divididas, pues las autoridades del primer puerto nunca han tenido desde que Kouri fundó su partido Chim Pum Callao una percepción limpia de su administración. Sin embargo, Kouri fue reelegido en varias ocasiones y hasta hoy sus herederos políticos y partidarios gobiernan en la Provincia Constitucional. 

Los amigos de Kouri, por otro lado, han manifestado su pesar por su situación penal así como su extrañeza por ser el único de todos los coludidos en ser declarado culpable y ser puesto tras las rejas. 

Pero el hecho objetivo, más allá de lo que se pueda pensar de Kouri y de la controvertida “vía expresa del Callao” es que la justicia ha hablado y ha determinado su responsabilidad. Y en un Estado de derecho esto es lo único que cuenta para los que creemos en el imperio de la ley y de los jueces que la imparten.

Por eso resulta inadmisible que se pretenda deslegitimar a priori a los magistrados a los que podría tocar ver la apelación a la que Kouri tiene derecho como cualquier peruano. Ha dicho el abogado Ronald Gamarra, luego de celebrar la sentencia condenatoria del juez Siqueiros, que si esta apelación cae en manos de la sala presidida por el juez supremo Villa Stein, lo más probable es que Kouri termine absuelto, pues Villa Stein es contemplativo con la corrupción.

Villa Stein le ha respondido a Gamarra que desconoce el caso pero que si a Kouri le asistiese la ley pues, en efecto, cualquier tribunal debería absolverlo y que la diferencia con Gamarra es que mientras él, como juez, es un hombre de derecho, el abogado se ha convertido en un activista militante —y, por lo tanto, en un fanático—.

A Villa Stein no le falta razón en afirmar lo que dice, pues no se explica de otro modo que Gamarra (y, en realidad, muchísimos como él) ensalcen las sentencias de los jueces con las que concuerda su activismo militante pero despotriquen o deslegitimen —incluso a futuro— de aquellas resoluciones judiciales que no se ajustan a sus opiniones parcializadas. Lo dicho por Gamarra tiene por objeto, en este contexto, intimidar y presionar a los jueces que podrían ver la apelación de Kouri. 

Los peruanos tenemos la pésima costumbre subdesarrollada de creer en la justicia sólo cuando nos conviene, es decir, cuando coincide con nuestras opiniones o prejuicios. Un país que aspira al desarrollo (mental) no puede permitirse el despropósito de que todos nos convirtamos en jueces de los demás, cuando los únicos jueces están en el Poder Judicial. 

Si Gamarra o Perico de los Palotes consideran que Villa Stein o cualquier otro no son idóneos para administrar justicia en un caso concreto, pues tienen todo el derecho de recusarlos —así funciona la justicia y sus instituciones— con pruebas en mano. 

Pero deslegitimar la acción de la justicia mediante opiniones fanatizadas corrompe la democracia y el Estado de derecho, tanto como las malas acciones de los corruptos a los que se supone combaten. 

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Expreso revela “la conexión humalista” de Maximiliano Aguiar

Seguir leyendo

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Opinión

La historieta del golpe de Estado

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo