Connect with us

Opinión

Keiko pasó la aplanadora

Publicado

el

PPK fue un tecnócrata que hablaba para un auditorio culto que, según las encuestas, no es el perfil de los indecisos que están en juego en los sectores D y E.



PPK empezó bien contando su historia familiar. Impecable prosapia de padre y madre extranjeros que supieron dar lo mejor para el Perú como médico de pobres y maestra.

Keiko Fujimori, en cambio, al no poder citar con orgullo a su parentela (padre preso y tíos fugados) se citó a sí misma coronándose como la reina de los viajes interprovinciales a todos los lugares más remotos del país en los últimos diez años. El mensaje fue: yo conozco palmo a palmo el Perú, mientras que a usted le gusta tanto Estados Unidos que va a hacer campaña ocho días por allá.

A partir de eso, la señora Fujimori no dejó de marcar a su rival robándole la iniciativa. Sin duda, el estado de ánimo de la candidata fue determinante en su actitud aguerrida contra PPK, luego de haber sido difundida una encuesta de IPSOS que los ponía 52.6% a 47.4%, respectivamente. Tal resultado que se despega del margen de error y que pone a Fujimori liderando ya sostenidamente esa tendencia desde hace un tiempo —después de una semana ininterrumpida de fuego graneado contra su candidatura— la empoderó y, al mismo tiempo, abrumó a PPK.  

PPK cometió el error de ceñirse al formato y a su temario. Fujimori tuvo la audacia de poner el principal tema que le interesa al país en una agenda que no estaba contemplada para este debate: la seguridad (en una semana de horror en que en Lima mataron a un escolar e hirieron gravemente a una bebé). PPK quedó descolocado mientras que Fujimori se despachó a sus anchas ante los silencios y dudas de su interlocutor que, finalmente, tuvo que entrar en el tema propuesto por Keiko.  

PPK fue un tecnócrata que hablaba para un auditorio culto que, según las encuestas, no es el perfil de los indecisos que están en juego en los sectores D y E rural y urbano. Keiko enfrentó el debate políticamente sin dejar de lado los aspectos técnicos cuando le convenía. Además puso al impopular gobierno de Ollanta Humala y Nadine Heredia al lado de PPK, de tal modo que cuando no debatía con él, lo hacía con un gobierno ausente.

PPK tuvo increíbles escrúpulos en mencionar con nombre y apellidos a Joaquín Ramírez, exsecretario general de Fuerza Popular. Tal vez lo limitó los resultados que dispararon a Keiko en la encuesta de IPSOS, luego de que un dudoso reportaje extranjero repetido durante toda la semana por la mayoría de los medios de comunicación nacional quiso involucrar a la señora Fujimori con el lavado de activos.  

La mala leche de la “noticia”, así como su cuestionada veracidad, en vez de perjudicar a Keiko la benefició tal cual demuestran las encuestas. Mención aparte merece el hecho de que la tradición de las elecciones peruanas es que cuando la mayoría de los medios se alinean contra un candidato y a favor de otro, termina perdiendo el favorito de los medios. Si las elecciones hubieran sido hoy, una vez más, no habrían aprendido la lección. 

Finalmente, con 5% abajo de Keiko, a PPK le tocaba aplastar a su rival en el debate. Sucedió lo contrario: ella le pasó la aplanadora.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Opinión

Mensaje mafioso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo