Connect with us

Opinión

¿Seguiremos jugando con los números?

Publicado

el

A los gobiernos les resulta irresistible "jugar con las tasas": ¡todos creen tener el número mágico pero la fórmula nunca les funciona!



A todos los gobiernos les seduce “jugar con las tasas”, las usan como invocaciones para reducir la informalidad, para generar desarrollo o simplemente para cautivar al electorado. Todos creen tener el número mágico… el problema es que la fórmula no funciona.

Durante el Gobierno pasado se redujo la tasa del Impuesto a la Renta y aumentó la correspondiente a dividendos, buscando que la economía creciera más del 5%. Sin embargo, esta decisión no movió la aguja y nada pudo contener el desplome del precio de los metales y su evidente impacto. Luego, incurrieron en el irresponsable error de bajar la tasa del Drawback, dejando a los exportadores no tradicionales desprotegidos, en absoluta desventaja en el mercado internacional. Y es que de la mano no se adoptaron medidas para elevar su competitividad, además del conocido impacto de la brecha en infraestructura.

En sus inicios, este Gobierno reacomodó nuevamente las tasas porque lo único permanente en el Perú es el cambio. Y, claro, luego los enemigos del desarrollo cuestionan que un inversionista válidamente solicite suscribir un Contrato de Estabilidad Tributaria. Recordemos que uno de los “berrinches” de la campaña (y que viene desde la candidatura del 2011) fue la promesa de reducir un punto del IGV, anunciándose posteriormente que ello solo ocurriría si se alcanzaba una recaudación del 7.2% del PBI al 31 de mayo del 2017. ¡Todos sabíamos que era imposible!

Han transcurrido varios meses y ya nadie toca el tema; hay demasiados problemas desbordados a la vista. El Gobierno viene evaluando reducir el aporte a EsSalud que realizan las empresas en 4 puntos, del 9% al 5%, para fomentar la formalización laboral (y descapitalizar a la entidad). ¿Es que todavía no caen en cuenta de que la reducción de tasas no es el vehículo más idóneo? Tienen que ser más creativos y enfrentarse seriamente al complejísimo monstruo de la burocracia y la tramitología. ¡Es la única forma!

Por ejemplo, un inversionista minero tiene que lidiar por lo menos con estas veintiún autoridades: INGEMMET, MEM, MINAM, OEFA, OSINERGMIN, SENACE, SUNAFIL, MTC, ANA, SERFOR, SUCAMEC, IPEN-OTAN, SBN, SERNARP, SUTRAN, DIGESA, DISA, MINJUS, SUNAT, SUNARP, además de la Direcciones Desconcentradas de Cultura, Gobiernos Regionales, Municipalidades, a las que se suman las comunidades campesinas e infaltables organizaciones antimineras. ¿Alguien cree que puntos más, puntos menos, la tasa del IGV, del IR o los aportes de Essalud hacen la diferencia para un empresario?

Mi gran pregunta es: ¿acaso tocan de oído? Es que pareciera que las decisiones no se toman sobre la base de propuestas técnicas y objetivas, que podrían ser adoptadas por cualquier gobierno que promueva la economía de mercado, sino que simplemente son respuestas a las circunstancias y la dirección del viento.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La “responsabilidad social” del presidente

Seguir leyendo

Opinión

Reflexiones sobre la figura de vacancia presidencial

Seguir leyendo

Opinión

Vizcarra, final del juego

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo