Connect with us

Opinión

Juana de Arco

Publicado

el

Bueno, para Susanita y para todos los que la apoyaron (Vergara, Dargent, Iguiñiz, Ugaz, Ames y media farándula incluida) las "virtudes republicanas" llegaron con los brasileños. Para ello, hipotecó peajes por 40 años (¡siempre de pie, nunca de rodillas!) a los bandeirantes, porque, vamos...el fin justifica los medios.



Ahora resulta que Susana Villarán es Juana de Arco. Una santa que murió en la hoguera quemada pero por bruja. Pobrecita, Susanita. Pide perdón a Dios por sus pecados pero dice que los volvería a cometer. Es relapsa. Reafirma –con la misma vocecita que usó cuando juró que no se iba a reelegir si ganaba el No a la Revocatoria– que ella es la honestidad en persona, que no se enriqueció como los Humala-Heredia, que no tiene nada que ver con Keiko ni con PPK, que es una mártir, y apela a la gente que la “conoce”.

Relata su historia de izquierda, su lucha por los pobres, por una ciudad más inclusiva para “todos” y “todas” y con eso ya está bendita, la Susanita. Pues ser de izquierda permite que los delitos se conviertan en “errores” que se lavan con agua bendita.

Porque Susanita enfrentaba al “dragón” que quería quemar con azufre la ciudad de Lima, y ella pactó con el diablo para darle forata a la “mafia” y defender los valores de la izquierda de “honestidad”, “dignidad”, “amor” “caridad cristiana”, “solidaridad”, “igualdad de género” y otras virtudes republicanas “que no llegan solas”. Bueno, para Susanita y todos los que la apoyaron (Vergara, Dargent, Iguiñiz, Ames, Ugaz y media farándula incluida) las virtudes republicanas llegaron con los brasileños. Para ello hipotecó peajes por 40 años (¡siempre de pie, nunca de rodillas!) a los bandeirantes, porque, vamos…el fin justifica los medios.

Es cierto que no es ella la que tiró la primera piedra. Varios coleguitas la llevaron a la ruina con sus consejos. Rosa María Palacios, por ejemplo. Decía esta señora ducha en fines y medios (¡dupleteaba de coaching de debates de un candidato presidencial mientras que fungía de comentarista del debate!) que Susanita era más noble que una lechuga para hacer frente a la mafia del dragón chino, que tenía que jugar con sus mismas armas, que con su escudo de corazón no iba llegar muy lejos.

Y Susanita le hizo caso y ahora está en la pira, mientras que la otra señora acaba de estrenar programa nuevo en la dimensión desconocida. Una arde y la otra se congela en la tele. ¿El infierno será hirviente o helado? Qué más da. Ya sea entre llamas o estalactitas, los caviares nunca paran de pontificar sobre cómo sus virtudes los llevaron donde están, aunque sea por “error”.

No se trata de cacería de brujas. Porque acá, con la concha invicta que se manejan, solo queda vestirlos con el manto y la saya de la santidad. ¡Faltaba más!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Marcelo y el candidato del color de la mora

Seguir leyendo

Opinión

Expreso revela “la conexión humalista” de Maximiliano Aguiar

Seguir leyendo

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo