Connect with us

Opinión

Juan Monroy en negación

Publicado

el

Tenue línea entre la negligencia y el dolo



“Nadie me va a imputar responsabilidades que no me corresponden. Todos los que firmaron esa acta mienten”, declara ofuscado don Juan Monroy. Gracias a Dios todos los abogados no son como él y, si algún día empiezo a parecerme, ¡por favor, que activen todas las alarmas!

Una vergüenza escucharlo contradecirse o invocar que, debido al transcurso del tiempo, no tiene clara la sucesión de eventos que conllevaron a la preparación y entrega del informe legal encargado por Proinversión para evaluar las objeciones de la Contraloría, en el contexto de la firma del contrato de concesión de los tramos 2, 3 y 4 de la carretera Interoceánica.  

Estamos en pleno siglo XXI, con sofisticada tecnología y digitalización, por lo que todo puede guardarse más aún si se trata de unos simples cargos de remisión. Mala suerte, don Juan Monroy: las verdaderas fechas han salido a luz de los archivos de Proinversión. Ha perdido usted toda credibilidad y entrado por el mismo camino del negacionismo, al igual que la mayoría de los protagonistas de estos capítulos nefastos de nuestra historia.

Pero no solo se trata de los plazos sino del cuestionable contenido. El Dr. Monroy pudo levantar todas las observaciones suscitadas y darle su bendición para la firma por US$14 280 dólares, simbólico honorario considerando la responsabilidad que le generaba su opinión.

En el fondo, todo calzaba perfecto. Un abogado acreditado haciendo un informe “a la medida” para cuidar las espaldas de los mafiosos. Porque como en derecho todo es interpretable, puede establecerse que una persona jurídica es distinta simplemente por temas formales como la razón social, el número de RUC o la partida electrónica. Absolutamente purista.

¿Dónde queda la vinculación económica? ¿O la duplicidad de accionistas? Su labor era ver más allá y proteger al Estado, proteger a los peruanos. ¡Desafortunadamente falló!

Hay otros factores que hacen aún más turbio este escenario. Según dicho de Percy Velarde, exgerente legal de Proinversión, el oficio de la Contraloría levantando observaciones al proceso llegó el mismo 4 de agosto, cuando ya se habían iniciado los actos de cierre del contrato. ¿Cuestionar a los postores a esas alturas?

Sin perjuicio de la responsabilidad que compete a Proinversión, el mayor control del Estado está haciendo honor a sus múltiples cuestionamientos como entidad lenta e ineficiente. Han pasado doce años y no ha cambiado mucho. ¿Cuestionar la adenda al contrato del aeropuerto de Chinchero luego de tres semanas de suscrita con Kuntur Wasi?  Los tiempos de la Contraloría no son los tiempos del país: la dinámica la está ganando y su incompetencia no resiste el menos análisis.

Todo el tema de la anhelada Interoceánica —cuyos costos de construcción y mantenimiento equivalen a muchísimos colegios y hospitales públicos que nunca se construirán— es un monumento a la depredación desde el poder. No podemos permitir la impunidad.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo