Connect with us

Opinión

Jarabe de lengua y gobernabilidad

Publicado

el

¿Entre tanto floro se acordarán de Cultura? ¿Persistirán en el despropósito de un museo en Pachacámac en desmedro de otros?



Ha empezado en el Congreso de la República una maratónico uso del celebrado jarabe de lengua que ojalá no resulte tormentoso y permita fortalecer los puentes democráticos que la gobernabilidad necesita. Es, sin embargo, la primera vez en lo que va del siglo que un gabinete de inicio acude a pedir la confianza sin contar de antemano con los votos, que tendrá que ganar en base a su exposición.

Esta posibilidad de exponer primero y ganarse la confianza en base a lo expuesto debería ser tan natural como andar a pie. Vayamos aprendiendo estos nuevos aires de ejercicio democrático.

En todo caso, el grueso de la ciudadanía tiene hartazgo respecto al jarabe de lengua, hartazgo respecto a las descalificaciones mutuas, hartazgo respecto a casi todo lo que huela a continuismo y no signifique empezar a ordenar el desmadre que ha dejado el humalismo regado en diversos sectores de la producción.

Poco a poco los propios ministros actuales empiezan a reconocer que las cifras de la transferencia no son las reales. Poco a poco se van agriando las promesas de continuidad que se cocinaron en los almuerzo de Palacio inmediatamente anteriores al 28 de julio. Hay que poner orden y será difícil si se ratifica en cargos subalternos de importancia a las mismas personas cuestionadas que han venido pasando piola en el humalismo.

Aunque, felizmente, hay anuncios alentadores. Se ve una voluntad de enderezar las cosas en términos de la reglamentación de la pesca o de la tala indiscriminada. También hay expectativa por ver de una vez una política de transportes, con vías alternas potenciadas, con horarios de carga y con trenes de cercanías que den comodidad y debiliten el actual circuito de la muerte sobre ruedas.

Pero, ¿de la cultura cuándo se van a acordar? La ratificación de varios funcionarios y la aparente voluntad de continuar con el nefasto proyecto de levantar un museo más en Pachacámac y desvestir otros, sin ningún criterio, no parece haber sido abandonada.

Esa iniciativa se firmó entre gallos y medianoche sin el menor sustento técnico y con ningún debate público. ¿No sería mejor pensarlo nuevamente? ¿Será posible que nos quieran imponer así nomás un proyecto trasnochado o muy mal explicado? ¿Será que la continuación de ese proyecto, para beneficio de partes interesadas, forma parte de los conversado en esos almuercitos entre Humala y PPK? 

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El siglo de los tarados

Seguir leyendo

Opinión

Marcelo y el candidato del color de la mora

Seguir leyendo

Opinión

Expreso revela “la conexión humalista” de Maximiliano Aguiar

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo