Connect with us

Opinión

Izquierda: ¡por un plato de lentejas!

Publicado

el

"Ecosocialistas" resultaron tan extorsionadores como una mafia de narcotraficantes.



La izquierda primero quiso hacernos creer que el audio era falso. Ese audio en el que “Pepe Julio” Gutiérrez, del partido Tierra y Libertad —liderado por Marco Arana—, negociaba dinero con un intermediario de la Southern para desactivar el paro violento contra el proyecto Tía María y la empresa que lleva ya 50 días. Luego de que el propio Arana reconociera la voz de “Pepe Julio” y que este diera un “paso al costado” para no perjudicar la “causa” y a su partido —además de desaparecer del mapa—, solo unos cuantos interesados en la izquierda dudan todavía de la autenticidad del audio.

El siguiente cuento de la izquierda fue, cómo no, echarle la culpa de todo a la empresa —¡es que los “pobres” no pueden ser corruptos, pues!—. De tal modo que “Pepe Julio” no era más que una víctima de la tentación propuesta por malvados ricos que desnudaban de qué manera “se compraba la licencia social” (en tanto que “licencia” no es sino otra más de las invenciones de la izquierda). Pero el asunto se cayó cuando el “pobre” “Pepe Julio” daba cuenta de cómo y con quiénes iba a repartir el plato de “lentejas” necesario para acabar con el paro. De ahí pues que el que llevaba la voz cantante de la “negociación”, el que hacía los planes, afinaba el “proyecto”, ponía los montos y los distribuía no era la empresa sino el dirigente de Tierra y Libertad.

Queda por ver si el alcalde de Deán Valdivia, Jaime de la Cruz, y el dirigente Jesús Cornejo eran comensales de las lentejas como lo afirmaba “Pepe Julio” en el audio. En todo caso, resulta sospechoso que lo defiendan después de todo lo sabido hasta la fecha, alegando que su “paso al costado” solo depende del pueblo. Saquen sus conclusiones.  

Finalmente, a la izquierda no le ha quedado más que echar mano de un último argumento luego del mazazo moral que ha significado que los abanderados de las “causas justas” y las “manos limpias” —o sea, ellos— terminaran en el fondo de un pozo séptico. Y es que ahora aducen que el “error” de uno no puede afectar la “legitimidad” de la protesta ni la “reputación” del movimiento. ¡Pero cómo se burlaban y hacían escarnio cuando ese mismo argumento era utilizado por los que ellos consideran sus enemigos, metiéndolos a todos en el mismo saco de la corrupción cuando uno de sus miembros delinquía!

Lo cierto es que lo que ha ocasionado el destape del audio difundido por Cecilia Valenzuela es que haya quedado al desnudo una vulgar extorsión de un miembro de un partido político que agrupa a casi toda la izquierda peruana (Frente Amplio de Izquierda: Tierra y Dignidad, Partido Socialista, Partido Comunista del Perú-Patria Roja, etc) y que lidera un paro violento contra un proyecto minero y una empresa privada, tal cual lo hubiera hecho una mafia cualquiera de narcotraficantes o de construcción civil que piden cupo a sus víctimas para “dejarlas en paz”.

La intervención armada del gobierno para restablecer el orden público no puede tener hoy mejor pie. Sí, pues, la protesta violenta en Islay ha quedado absolutamente deslegitimada.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ha muerto un inocente”

Seguir leyendo

Opinión

¡Psicosociales los de hoy!

Seguir leyendo

Opinión

Solo falta la infiltración cubana

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo