Connect with us

Opinión

Irracionalidad

Publicado

el

Se ha perdido todo vestigio de formas civilizadas en la interacción entre ciudadanos.



No sé si el término usado como título para este artículo realmente refleje el estado de salvajismo político en el que han caído millones de peruanos que usan las redes sociales para insultar, denigrar, destrozar reputaciones, mentir sin ningún rubor, repetir como loritos frases huecas supuestamente impactantes, crear imágenes falsas y atroces de políticos que no son de su agrado. Todo vale.

Cuando el 28 de julio del año pasado el presidente empezó su campaña para destrozar nuestra alicaída democracia, atacando día y noche al Congreso y al exfiscal Chávarry, alertamos del peligro que ese comportamiento podía desatar: el desbocamiento de las masas exarcebadas y llenas de odio. Ahora hasta el Nobel se ha mandado su parte.

Y en los últimos días he visto en Facebook tres ejemplos de lo que digo:

  • Un ataque inmisericorde contra el presidente del Congreso. Lo insultan, presentan fotos adulteradas de su rostro haciéndolo aparecer como un monstruo (algo que le hacen constantemente a Keiko Fujimori, a Rosa Bartra y al difunto Alan García). Incluso, han alentado una campaña contra su empresa.
  • Un ataque que intenta desmerecer la reputación profesional de los dos miembros del TC que votaron a favor de la incorporación de Gonzalo Ortiz de Zevallos como nuevo miembro. Dos abogados de prestigio que han venido sirviendo al país son degradados simplemente por haber emitido un voto dentro del ejercicio de sus funciones. Estamos hablando de personas normales, que de la noche a la mañana son presentados como dos corruptos.
  • Un video verdaderamente asqueroso se lleva el premio mayor. Un joven (me parece que es conocido en la TV) delante de una pantalla gigante con la imagen de algunos congresistas dice “Esto es pura m…; no voten por esas basuras”; luego cambia la imagen a otros congresistas –“Esto es más m…”;  finalmente aparece la imagen de Olaechea y viene el insulto mayor: “Este hijo de p…”. Remata con una serie de obscenidades del nivel más bajo imaginable.

Ese el país al que nos ha llevado la ignorancia y la irresponsabilidad de Vizcarra. Se ha perdido todo vestigio de formas civilizadas en la interacción entre ciudadanos. Al margen de las fallas que cualquiera pueda tener, se requiere un mínimo de respeto para no llegar a la violencia. Ahora resulta que todos son jueces y, asolapados en la masa, de a poquitos, van derrumbando lo que tanto ha costado construir: un país con una democracia vivible.

Imagen: Desmotivaciones.es

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Opinión

Momento decisivo

Seguir leyendo

Opinión

Los intocables

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo