Connect with us

Opinión

Irracionales, fundamentalistas y radicales

Publicado

el

Ya no importa si uno aparece o no en un audio o en un video; basta que alguien te nombre, diga lo que sea y ya eres un corrupto de siete suelas. ¡No importa si el que te menciona lo hace por fanfarronear o perjudicarte, o si efectivamente te llegaste a reunir y si en esa reunión se pactó algo ilícito!



El tema ya se convirtió en algo absolutamente irracional, fundamentalista y radical. Basta con apreciar lo que fue la marcha convocada por la izquierda e indignados selectivos de siempre. Ya no importa si uno aparece o no en un audio o en un video; basta que alguien te nombre, diga lo que sea y ya eres un corrupto de siete suelas. No importa si el que te menciona lo haga por fanfarronear o perjudicarte, o si efectivamente te llegaste a reunir y si en esa reunión se pactó algo ilícito… ¡realmente no importa! Basta conque seas nombrado para que te caigan encima las siete plagas de Egipto.

Por supuesto, nadie puede negar que en ciertos audios del IDL –sobre los cuales, por cierto, hasta ahora no sabemos cómo acabaron en sus manos– propalados por la prensa hay evidencia de ilícitos penales (casos del juez Ríos, del mismo Hinostroza y de ciertos consejeros del CNM) pero en la gran mayoría no hay más que humo, conversaciones intrascendentes. Eso sí: con un lenguaje digno de camioneros (con el perdón de ese noble oficio).

Por supuesto, llama la atención la manera de soltar los audios al más puro estilo de la miniserie de Luis Miguel. Estamos al antojo y ganas de los señores del IDL: ellos y solo ellos nos dan lo que les interesa mostrar, ¿y la fiscalía? ¡Bien, gracias! Con ellos no es la cosa. ¿Raro, no?

Lo cierto y real es que hoy el país está manejado por esta gente a quien nadie eligió para función alguna. ¿A quiénes representan? ¿De dónde tienen tanto poder? Las personas que cayeron con los videos de Montesinos fue filmadas recibiendo dinero o confabulando con el siniestro asesor presidencial: es decir, cayeron infraganti. Aquellas pruebas indiciarias eran tan sólidas que la gran mayoría de sus protagonistas acabó en la cárcel.

Hasta los Mamanivideos mostraban a los actores mismos intentando comprar votos; claro que la campaña de la prensa se encargó de desacreditarlos diciendo que eran editados, que no eran verdaderos, en fin; lo cierto y real es que los mensajeros fueron juzgados, condenados y fusilados, mientras que jamás se supo de los corruptos que delictivamente quisieron perpetuar a un presidente acorralado por sus propias mentiras que al final se tuvo que ir a su casa.

La indignación que sentimos no puede conducirnos a actuar de manera irracional e irresponsable, poniendo a todos un mismo saco. Imputar responsabilidades penales a diestra y siniestra diciendo “que se vayan todos” solo puede conducir a un estado de anarquía, y ya sabemos a quién beneficia ello: a los grupos extremistas antisistema. ¿Queremos eso? Cuidado, que siempre se puede estar peor.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Irracionalidad

Seguir leyendo

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Opinión

¿Morir en una cárcel?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo