Connect with us

Opinión

“Intervencionismo” e hipocresía

Publicado

el

A raíz del reconocimiento inmediato del presidente Guaidó por parte de la administración Trump, los izquierdistas radicales han salido a cacarear lo de siempre.



En el contexto internacional, un país interviene en el desenvolvimiento de otro por dos razones: interés económico o imperativo moral (piensen en la ONU). A lo ocurrido en la historia antigua hoy le llamamos “conquistas” y, desde hace unos dos o tres siglos, cuando ya se iban vislumbrando la formación de los países, estas intervenciones pasaron a llamarse “expansionismo”.

Discutir el intervencionismo norteamericano o el ruso, o el expansionismo chino sería casi inacabable y casi imposible llegar a ponerse de acuerdo sobre el tema.

Ahora el mundo está siendo testigo de una variante de intervencionismo: el de subordinación ideológica. Me refiero al clarísimo caso de Venezuela, donde hoy se encuentran –según diferentes estimados- no menos de 30 mil agentes cubanos. O sea, el presidente de un país ha aceptado que una fuerza armada extranjera tome control de las entidades claves del gobierno. Ya el mismo Chávez lo había dicho en sus primeros días: “Me van a cuidar soldados cubanos; no confío en nadie”. Por ello, muchos pensamos que en realidad fue Cuba la que planeó cuidadosamente su intromisión en Venezuela.

Chávez tenía por costumbre clamar que el imperio norteamericano lo quería invadir; Maduro siguió con esa cantaleta… y nunca sucedió. Al contrario, Estados Unidos fue socio comercial durante veinte años del chavismo.

Nos encontramos frente a una realidad distinta. El de Guaidó es un gobierno legítimo –reconocido por casi la totalidad de países democráticos del mundo– que está pidiendo ayuda para aliviar el sufrimiento de un pueblo –no para sojuzgarlo– y para forzar la salida de la dictadura genocida. Hacerse el sordo ante esta catástrofe o ampararse en excusas infantiles es inmoral. Hasta le podemos llamar “indeferentismo”.

Y como la conectividad mundial ha cambiado la realidad, todos sabemos lo que pasa cada minuto. Este es un momento decisivo en la historia que puede modificar radicalmente la diplomacia internacional.

¿Dejamos que una banda de malandrines cometa crímenes de lesa humanidad solo para que no nos llamen intervencionistas? ¿O actuamos de acuerdo con nuestra moral? ¿Dejaremos que esos fascinerosos amenacen el orden mundial? ¿Cederemos ante una izquierda radical que no representan ni el 20% de Latinoamérica? Depende de la posición que tome el Grupo de Lima para acabar con esta tragedia que desgarra a nuestro continente.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Solo a los amigos del presidente

Seguir leyendo

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo