Connect with us

Opinión

Inteligencia bruta

Publicado

el

El ministro, un neófito en cuestiones de Defensa y todavía más en lo concerniente a Inteligencia, ha caído en la trampa de escudarse en el secreto para ocultar la corrupción.



La Inteligencia consiste en una interpretación de la realidad y de su fluir que permite predecir lo que eventualmente puede ocurrir, así como también establecer escenarios de acontecimientos de manera que el Estado esté preparado para reaccionar.

La inteligencia estratégica es el conocimiento de las capacidades políticas, económicas y militares de una nación; la táctica se define por obtener información con objetivos urgentes y con objetivos específicos. Las fuentes de información son abiertas o cerradas: las primeras son los medios de comunicación y la información pública en revistas o libros (estos últimos raramente llegan a ser leídos por los agentes de inteligencia) mientras que las fuentes cerradas se obtienen de diversas maneras —seguimientos, penetraciones, intervenciones—, todas ellas bajo control legal (usualmente), pero también a cambio de un pago a informantes.

Sobre el dinero que todos los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas y de la Policía usan, obviamente, no se puede recabar recibos. Entonces, queda al libre control de los propios servicios de inteligencia. Esa falta de control —que en el primer mundo no ocurre pues se encarga a agencias externas— es la fuente principal de corrupción en inteligencia y de la mala información que siempre se tiene sobre ataques terroristas sorpresas o asaltos y secuestros.

La denuncia de Panorama ha evidenciado algo que se sabía y nadie se atrevía a revelar: la verdadera razón de este ataque contra los periodistas de Panamericana es encubrir la gran corrupción que ocurre en los fondos secretos de inteligencia, los cuales mayormente quedan en manos de malos oficiales.

Es falso que este dinero se entregue a los colaboradores o confidentes. El ministro, un neófito en cuestiones de Defensa y todavía más en lo concerniente a Inteligencia, ha caído como un pollito en la trampa de escudarse en el secreto para ocultar la corrupción.

Por otro lado, EL SECRETO es definido por la Ley de Trasparencia en los artículos 15 a, b y c. Alguien le tiene que decir al agente de inteligencia (AI) que no basta con que ponga su sello de secreto: esa acción no tienen ningún valor legal.

Por favor, si realmente les interesa darnos seguridad a los ciudadanos, ¡primero luchen contra la corrupción! No pierdan el tiempo denunciando a los periodistas que la hacen evidente.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El juicio del ausente

Seguir leyendo

Opinión

El misterioso caso de las “loncheritas”

Seguir leyendo

Opinión

Retrato de un gobierno dictatorial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo