Connect with us

Opinión

Inmolación conyugal

Publicado

el

"Soy el blanco", dice el presidente Humala en conmovedor intento de cubrir a Nadine en el tema de agendas.



La pareja presidencial ya tiene un repertorio para irse de Palacio de Gobierno, agotando la capacidad de sorprendernos.

Ollanta Humala ejecuta la partitura de “hice el mejor gobierno de la historia” (dejándonos bandas de raqueteros y sicarios a lo largo y ancho del país), “invertí más que los gobiernos anteriores” (sin la menor gratitud a Alberto Fujimori, Alejandro Toledo y Alan García que le heredaron un modelo económico al cual antes combatía y un crecimiento sostenido que él frenó con sus dubitaciones y mediocridad), y —la mejor de todas— “(Nadine) está defendiéndose de esta ruma de procesos que se le han abierto a ella y me van a abrir a mí… Al final yo soy el blanco; después del 28 de julio seré yo”.

Es patético. Humala ya ni siquiera inspira enojo sino una profunda conmiseración. Duda todavía de que su nombre y el de su esposa estarán registrados en la historia peruana como un accidente político con resultados inerciales. Habría que ser obtuso para no reconocerle aciertos y logros, como lo tiene el más vil de los gobiernos. Pero ni su innegable capacidad de trabajo lo extrae de esa medianía que hasta es objeto de burla soterrada por algunos de sus colegas latinoamericanos.

Sin embargo, lo más conmovedor en Ollanta es su aparente voluntad de sacrificio para hacer suyas las agendas de la corrupción escritas (en su mayor parte) por Nadine. En cierto que hay páginas donde se detecta la letra de Humala —y posiblemente la de Verónika Mendoza, quien todavía tiene la caparazón de silbar al techo cuando se le imputa— y cierto es también que la administración del dinero recibido para la campaña (y, al parecer, para darse algunos lujos) le correspondió a ambos, con un papel protagónico del hermanísimo Illan Heredia.

Aun así, los juristas más exigentes estiman que, en el campo jurídico, será engorroso probar el lavado de activos. En el campo moral y político, Ollanta-Nadine están hecho trizas después de tantas contradicciones y vueltas de página. Pero la inmolación conyugal del primero es digna de una nueva versión cinematográfica sobre historias de amor.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Habló Pedro

Seguir leyendo

Opinión

Dueño de nada

Seguir leyendo

Opinión

¿Por qué tenemos relaciones diplomáticas con un dictador?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo