Connect with us

Opinión

Informalidad laboral: ¿Ahí sí no hay patriotismo, no?

Publicado

el

Mientras la mayoría de peruanos celebramos histórica clasificación al Mundial y le juramos amor eterno al país que nos vio nacer (porque al parecer solo pensamos en blanquirrojo y nos sentimos más patriotas que nunca desde el miércoles pasado), ese sentimiento se desvanece cuando se trata de pagar impuestos o de cumplir con la ley.



Aunque la mayoría de peruanos celebramos histórica clasificación al Mundial y le juramos amor eterno al país que nos vio nacer (porque al parecer solo pensamos en blanquirrojo y nos sentimos más patriotas que nunca desde el miércoles pasado), ese sentimiento se desvanece cuando se trata de pagar impuestos o de cumplir con la ley.

En el Perú se siguen violando los derechos laborales, impunemente. Conozcamos a Éder Romero Quispe, quien trabajaba desde el año 2014 como repartidor de una conocida y poderosa cadena de comida rápida, a través del service KM Delta Express SAC. Hace unos días tuvo un terrible accidente de trabajo: fue atropellado salvajemente por un taxista.

Indistintamente de quién fuera la culpa (sabemos que estos chicos motociclistas ponen su vida en riesgo a veces por muy poco), solo contaba con la cobertura del SOAT para cubrir absolutamente todos los gastos de su curación. Veinte mil soles que se gastaron en un suspiro porque fue trasladado a la Clínica San Pablo ante la incapacidad del Hospital Loayza o de alguna entidad pública con costos más reducidos o gratuitos de recibirlo, como debería haber sido. Ni en sueños: había lista de espera, como si los peruanos tuviéramos la capacidad de programar qué día nos enfermamos o tenemos un accidente, especialmente cuando no tenemos medios para afrontarlo.

Dos semanas después sigue hospitalizado y, según la información de los médicos, requiere de una operación adicional y un posterior proceso de rehabilitación que también es muy costoso.

Éder Romero Quispe es uno de los millones de peruanos que trabaja 8 horas o más para una empresa bajo una estricta relación de dependencia, y que evidentemente no esta en planilla ni cotiza al Seguro Social, como tampoco posee beneficio laboral alguno. Y tan pronto la empresa KM Delta Express SAC se enteró del accidente se lavó las manos. Dio por concluida la relación laboral con el señor Romero y salió al mercado a buscar a su nueva víctima: algún desesperado por trabajar que se someta a las condiciones que ellos le exijan para poder llevar sustento a su familia.

Para hacer valer sus derechos, Éder Romero Quispe tendría que contratar a un abogado y seguir un largo juicio, sin ningún certeza de poder cobrar o que le devuelvan los gastos procesales. Quizás en el ínterin, hasta KM Delta Express SAC desaparezca y se liquide como empresa. Éder, en cinco palabras, “está en el total desamparo”.

¿Dónde está la Sunafil y su compromiso de garantizar el respeto de los derechos de los trabajadores, generando “las condiciones adecuadas para el desarrollo de las actividades económicas de las empresas, promoviendo su formalidad y productividad” como orgullosamente declara su página web? ¿Dónde están los empleadores comprometidos con el país, que declaran a la prensa y asisten a Foros o al CADE y son incapaces de contratarle un seguro a un empleado que gana sueldo mínimo y realiza una actividad de riesgo? ¿Dónde está nuestra compasión y solidaridad como sociedad?

¡Hay mucho camino por recorrer en el Perú! Me queda clarísimo que el amor a la blanquirroja solo aparece cuando se trata de la selección: después se trata de usar y exprimir al país como se pueda.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Opinión

Mensaje mafioso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo