Connect with us

Opinión

Increíble triunfo de Maduro

Publicado

el

Gracias a PPK y a la diplomacia peruana, el tirano ha salido fortalecido luego de que Venezuela fuera excluida arbitrariamente y sin ningún derecho de la Cumbre de las Américas.



El gobierno de PPK, la diplomacia peruana y Torre Tagle han dado uno de los faux pas más inauditos de los últimos tiempos excluyendo a Venezuela de la Cumbre de las Américas con el argumento de castigar al tirano Maduro. Lo que ha conseguido es todo lo contrario, pues ha roto el consenso unánime de los demócratas amantes de la libertad que, por lo menos en el Perú, existía contra la satrapía comunista que se ha enquistado en Venezuela.

Personalidades como el excanciller Eduardo Ferrero Costa han tenido que alzar su voz para advertir sobre un hecho que está escalando internacionalmente con la amenaza del tirano a hacer valer su derecho –el de Venezuela como Estado, en realidad– de aparecerse en una cumbre que no es propiedad del Perú ni de los trece países que conforman el Grupo de Lima, sino, como su nombre lo indica, de todo el continente americano. Y, así, Maduro y sus aliados de la izquierda peruana en el Perú se han visto fortalecidos con insólitos “aliados”, si por ello se entiende la crítica plenamente justificada al desatino diplomático del Perú en este tema.

PPK nos ha puesto a los demócratas en esa increíble posición. Para que las cosas queden completamente claras (y lo he escrito aquí mismo en otra oportunidad), YO NO CREO QUE LA SOLUCIÓN A LA TIRANÍA DE MADURO EN VENEZUELA PASE POR UNA VÍA DIPLOMÁTICA. Estoy firmemente convencido de que la única solución para poner término a esa tiranía comunista es LA INTERVENCIÓN MILITAR, no de Estados Unidos sino de una coalición de países sudamericanos. Visto está que Maduro y su pandilla no caerán de otra forma que esa.

Visto está que Maduro y su pandilla no caerán de otra forma que esa.

Pero la solución militar es una quimera en la medida de la cobardía de nuestros países degradados por una tradición de un pacifismo estúpido digno de la Inglaterra de Chamberlain cuando se bajaba los pantalones ante Hitler para no ir a la guerra. Digo esto para que se entienda bien la posición radical de quien habla contra Maduro y su pandilla comunista. Sin embargo, al haber optado por la “paz” y el derecho como única réplica, la solución diplomática no pasa por darle más munición al tirano como ha hecho PPK.

Independientemente del tirano, Venezuela es un Estado que en el marco de esa “paz” que nadie se atreve a romper tiene derechos en el concierto de las naciones. El Perú no es quien para quitárselos si ni siquiera ha tenido la valentía de romper relaciones diplomáticas con Venezuela. El Perú es el país anfitrión de la Cumbre de las Américas, no es el dueño de la Cumbre. El argumento para expulsar a Venezuela es que el tirano ha incumplido con sus últimos compromisos internacionales. Esa es una justificación, no un argumento. El tirano ha incumplido SIEMPRE con todos sus compromisos, así que ello no es ninguna novedad.

En todo caso, si se decidió excluirlo debió haberse hecho por consenso, se entiende que mayoritario. Ese consenso no existe, pues el Grupo de Lima representa a una minoría de Estados (trece de treinta y cinco) con relación a todos los Estados americanos que participan en la Cumbre. Es más: ese consenso no existe en el mismo Grupo de Lima con respecto a las posiciones de los Estados miembros en su relación bilateral con Venezuela, según reconoció nuestra propia canciller. ¿Entonces de qué estamos hablando?

La misma canciller afirma en un artículo de hoy publicado por El Comercio que “La decisión del Gobierno del Perú se basó, y así también lo consideró el Grupo de Lima, en la Declaración de la Cumbre de Quebec del 2001, la misma que señala que la alteración o ruptura inconstitucional del orden democrático de un Estado constituye un obstáculo insuperable para la participación de su gobierno en el proceso de cumbres americanas.” ¿Y en qué momento, canciller, el Perú y el Grupo de Lima fueron elegidos como intérpretes oficiales de la Declaración de Québec?

El otro tema es Estados Unidos. Como es bien sabido, la decisión de excluir a Maduro de la Cumbre se dio inmediatamente después de la visita de Rex Tillerson, secretario de Estado de los Estados Unidos. Yo estoy de acuerdo plenamente con Trump y tengo un gran respeto por Estados Unidos, pero de ahí a convertir a Torre Tagle en una oficina descentralizada del Departamento de Estado y al Perú en un ventrílocuo de Estados Unidos hay un abismo de diferencia por la sencilla razón de que… ¡soy peruano, no norteamericano!

Mis últimas líneas son para Torre Tagle. El deber de nuestra cancillería es orientar a los políticos en el complicado y delicado mundo de las relaciones internacionales. ¿Cumplió con ese papel? ¿El director general de América está de acuerdo con ese despropósito diplomático que pone en la picota el profesionalismo de Torre Tagle? Y si no está de acuerdo, ¿renunció para dejar sentada su posición? ¿Las majaderías, disfuerzos y delirios de nuestros políticos van a ser acompañadas por un amén con tal de seguir en el cargo? ¿En eso está Torre Tagle?

Finalmente, a Maduro en Lima se le combatía política y diplomáticamente haciéndole evidente mediante la interpelación pública el desprecio de las democracias. En la eventualidad de la patética escena del tirano llegando a Lima y siendo impedido de bajar del avión por la policía, solo se le ha regalado un triunfo inaudito e injustificable a nivel internacional. ¡Gracias, PPK!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo