Connect with us

Opinión

Hipocresía y posverdad

Publicado

el

Antes que con leyes y restricciones, al terrorismo se lo combate dejando de robar en las grandes licitaciones o dejando de cobrar por una sentencia judicial.



La salida en libertad de Maritza Garrido Lecca viene demostrando hasta qué punto somos una colectividad incapaz de procesar en la práctica una historia construida en base a medias verdades o a mentiras edulcoradas. En verdad manejamos una historia oficial que no se condice con la realidad y es digna de ser considerada precursora de la posverdad. No importa lo que las cosas sean, importa lo que parezcan: déjenme simplificar y sigamos adelante.

He tratado de mantener mis oídos alejados de los medios. No aguanto el fariseísmo hipócrita. Con la desinformación tengo que sobrevivir. No puede evitar escuchar a uno de esos jovencitos con micro que hacía una aceptable síntesis del historial de Maritza y el peso de su salida en el imaginario de los peruanos.

Y se tenía confianza el muchacho. Antes de seguir, remató señalando que se podía discutir si se le pudo haber dado cadena perpetua o no, pero lo real era que salía. Un momentito. ¿Sabrá ese muchachito que a Maritza sí le dieron cadena perpetua y que entre el toledismo y el paniaguismo, con Diego García Sayán de operador, le concedieron un nuevo juicio?

En los historiales que hacen hoy periodistas revejidos ¿ha visto alguna escena de MGL recibiendo la cadena perpetua como efectivamente ocurrió? ¿Le ha explicado algún canal o radioemisora a su público cómo asi se le quitó la cadena perpetua a MGL? ¿Por qué fue necesario apelar a ese segundo fallo?

Dicho esto debo señalar que MGL tiene todo el derecho a desarrollar una vida normal aunque esto no parezca posible entre nosotros. Y claro que soy consciente de que al terrorismo no hay que concederla un centímetro, pero no me puedo unir al coro de los lamentos condenatorios.

Por varias razones. La principal es que al terrorismo no se lo combate con leyes y restricciones, al terrorismo se lo combate dejando de robar en la grandes licitaciones o dejando de cobrar por una sentencia judicial.

Circo al margen, al terrorismo se lo combate cerrando la brecha de desigualdad, ¿verdad? Entonces al terrorismo se lo ha podido combatir, en los últimos quince años, dejando de meter las manos en los millones de Odebrecht o dejando de mirar a otro lado porque así son las cosas.

Está de moda calcular los millones y  millones de la corruptela de este siglo. Aplíquelos a infraestructura y servicios de salud y educación. Si en vez de robar hubiéramos robustecido la fibra social…. el terrorismo no tendría de qué agarrarse. Dejen de alimentarlo, señorones de cuello y corbata.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Opinión

Mensaje mafioso

Seguir leyendo

Opinión

Unas de CAL, otras de arena

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo