Connect with us

Opinión

Help!

Publicado

el

Antes que una buena asesoría política, Heredia requiere otro tipo de ayuda profesional: una que le permita hacerse responsable de sus actos como lo haría cualquier mujer adulta.



Yo supongo que el razonamiento de Nadine Heredia para declararle la “guerra al mundo” debe ser más o menos como sigue. Apristas y fujimoristas tienen un núcleo duro de gente que no los puede ver ni en pintura. Ergo, si ella se pone a la cabeza de los ataques contra estos dos, encarnados en las personas de Alan García y Keiko Fujimori, cosecharía la simpatía de quienes los odian. Así pues, en los meandros de su mente, Nadine Heredia pasaría de villana a heroína o, al menos, a no ser juzgada tan severamente por la opinión pública que hoy la desaprueba mayoritariamente por su penoso papel político en el caso de las agendas.

No hay que abundar en hechos para darse cuenta de que los ataques destemplados e inopinados contra todo aprista y fujimorista que se mueve no tienen otro fin que el que se ha indicado. Sin embargo, lamentablemente para la señora Heredia las consecuencias no son las que ella estaría esperando. Y la razón es muy simple: ella no puede cosechar la simpatía de nadie si no empieza un proceso de reconciliación con la gente asumiendo que la única responsable de haber faltado a la verdad ha sido ella. Es más, admitir una responsabilidad tan evidente no tiene sentido si no va acompañada de un ofrecimiento sincero de perdón a los peruanos por haber defraudado su confianza.

Nada de esto ha hecho la señora Heredia. Por el contrario, la percepción que genera su actitud de ir despotricando contra todo el mundo es que se ha visto obligada a decir la verdad a regañadientes y por la fuerza de las circunstancias y, peor aún, que ella no es responsable de nada porque todos son responsables de sus actos menos ella. Es una típica actitud infantil con la que nadie puede simpatizar tratándose de una líder política de la que se espera un nivel de madurez acorde con sus altas responsabilidades.

Así las cosas, antes que una buena asesoría política, la señora Heredia requiere de otro tipo de ayuda profesional. Una que le permita crecer como persona haciéndose responsable de sus actos como lo haría cualquier mujer adulta. Sería el primer paso para una reconciliación con quienes la han abandonado por millones.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El Perú paralizado y un gobierno vacuo

Seguir leyendo

Opinión

Fuerza pública en la cuarentena

Seguir leyendo

Opinión

De la cuarentena al desempleo

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo