Connect with us

Opinión

Hazaña en el lago más alto del mundo

Publicado

el

Gracias al nadador argentino Santiago Gutiérrez, el Titicaca ha sido testigo de su propio potencial unificador



Las frías aguas del lago más alto del mundo atestiguaron una proeza digna de recordarse por su caro significado. El 2 de diciembre del presente año, el nadador argentino Santiago Gutiérrez cruzó la bahía de Yunguyo uniendo Bolivia y Perú a través de un nado de 2600 metros, esfuerzo que demandó una hora y 15 minutos. La titánica tarea se llevó a cabo con la activa participación de los guardacostas de Perú y Bolivia, quienes –desde sus respectivas jurisdicciones– brindaron seguridad y apoyo al carlospacense.

El hecho no llamaría la atención si no fuera por dos razones: la primera, que Santiago perdió la capacidad de caminar luego de un accidente automovilístico en el año 2012. Quedó en evidencia la madera de un ser humano que no se limita a lamentarse ante las adversidades de la vida, ocasionales y de diversa intensidad.

Santiago demostró que la fuerza de voluntad y la actitud son los reales motores de nuestra existencia. Tal como –se me viene a la mente– el mismo capitán de navío, Miguel Grau Seminario, en íntima confidencia con su compadre Carlos M. Elías comentó: su vida, decía, había estado llena de obstáculos, su suerte siempre había sido mala; a pesar de ello, logró salir adelante gracias a la constancia que demostraba en sus tareas.

Esto me lleva a comentar la segunda razón de la admirable hazaña de Gutiérrez: el ejemplo de superación y el mensaje que este acto lleva a quienes necesitan inspirarse con trayectorias de superación. Digo trayectorias, puesto que desde el 2012 Santiago se enfocó en nadar en aguas frías. Comenzó en el lago San Roque de su natal Villa Carlos Paz para luego hacerlo uniendo dos países por la ruta lacustre. Ahí donde algunos ven una barrera u obstáculo, por acciones como las de Gutiérrez puede apreciarse más bien el potencial de unidad.

Así, previamente este nadador de aguas frías ha unido simbólicamente Argentina con Paraguay a través del río Paraná; Argentina con Bolivia cruzando el río Bermejo, y finalmente Argentina con Chile nadando en el canal de Beagle; todo ello sin protección térmica.

Ahora el Titicaca, el lago más alto del mundo –con escaso oxígeno y muy baja temperatura– ha sido testigo de su propio potencial unificador. Dos Armadas vecinas trabajaron complementariamente para que un ciudadano de un tercer país logre una hazaña digna de admirar.

Para terminar, cito a Sir Francis Bacon (1561-1626), ensayista inglés: “Ciertamente, la virtud es como los perfumes preciosos, más fragantes cuando son incensados o molidos: porque la prosperidad exhibe mejor el vicio, pero la adversidad exhibe mejor la virtud”.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La historia les hará justicia

Seguir leyendo

Opinión

¿Nueva convivencia?

Seguir leyendo

Opinión

Todos los hombres del GEIN

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo