Connect with us

Opinión

Hasta la vista, baby

Publicado

el

La estrepitosa derrota de las izquierdas



Cuando empiezan a abundar las lecturas antojadizas sobre lo que representa un hecho político, nada es mejor que zanjar las cosas apelando a la objetividad de los números.

Empecemos por lo obvio: la izquierda, supuestamente nutrida de “pueblo” y presunta representante del Perú profundo, no pudo ni siquiera superar —en una elección popular de un país sudamericano y andino— al que ellos mismos descalificaron como el más “pituco” de los candidatos, al más conservador culturalmente, y quien por si fuera poco ha sido hasta ciudadano del país yanqui.

Las cifras reales que van apareciendo con el conteo oficial de la ONPE van develando que lo que se pensó en un primer momento que era un empate cerrado por el segundo lugar, en realidad no lo era. Por el contrario, al 85% de actas contabilizadas, la distancia que separa a PPK del Frente Amplio —la principal fuerza de izquierda del momento— es de tres puntos (21.6% a 18.5%). 

Comparado con lo que obtuvo la izquierda abroquelada tras el proyecto nacionalista en 2011 en primera vuelta (31.7%), es una reducción de 2/5. Aun agregándole el meritorio 3.9% de Goyo Santos, la reducción sigue siendo elevada, equivalente a casi 1/3.

Vayamos más allá. La izquierda obtuvo 47 escaños en 2011. Hoy tendrá apenas una veintena. Es decir, menos de la mitad es lo que queda. Sin contar que tienen menos cohesión que la exbancada nacionalista, donde mal que bien Ollanta y Nadine ponían orden.

Ahora la popular e inexperta “Vero” tendrá que sortear en la interna a un “cura” Arana recargado y quizás, hasta los embates de un Goyo Santos que sí ha salido fortalecido con su resonante aunque solitario triunfo en Cajamarca. Valgan verdades, Santos sí es un líder muy duro. Y mantenerlo en prisión sin cerrar su proceso, solo lo está convirtiendo en un mártir.

Como telón de fondo, no debe olvidarse que mientras Humala trabajó los votos desde abajo, Verónika Mendoza se los encontró de casualidad cuando sacaron de carrera a Acuña y Guzmán. Cabe preguntarse si todos sus votos son realmente de izquierda. Yo no lo creo.

Esto no debe significar creer que nada hay por hacer. Todo lo contrario. Hay que acelerar el modelo económico y ajustarlo para que terminemos de exterminar la pobreza en el Perú en los próximos cinco años, a lo sumo, en diez.

Son los hechos. La radiografía en números concretos, de un estrepitoso fracaso. La izquierda se redujo, digan lo que digan sus voceros en el Congreso, en los medios o en las columnas de opinión. Hay que despedirlos por ahora, aunque sabemos que será por solo un tiempo. Pues como aquel exterminador de la película de Arnold Schwarzenegger, encontrará la forma de levantarse para continuar su labor.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo