Connect with us

Opinión

¿”Gobernamos nosotros”?

Publicado

el

Polémica expresión de parlamentario oficialista Juan Sheput obliga a revisar las premisas de la estructura institucional del Estado.



El director de Político.pe, Ricardo Vásquez Kunze, pone acento en cómo el gobierno ha trasladado sus enconos contra la mayoría del Congreso, que sostuvo sus objeciones al contrato y respectiva adenda del aeropuerto de Chinchero, hacia la Contraloría General de la República y su titular, Edgar Alarcón, por acentuar las mismas a través de un informe donde establece incluso responsabilidades penales para una decena de funcionarios públicos.

De todos los argumentos esgrimidos, me llama la atención el del congresista oficialista Juan Sheput, quien desde el flanco parlamentario acusa a dicho de informe de carecer de pies y cabeza, critica al exministro de Transportes Martín Vizcarra por sustentar su renuncia en esa opinión y concluye diciendo: “Edgar Alarcón no gobierna. Él puede sugerir a través de sus informes algún tipo de acción en el Estado, pero al final los que gobernamos somos nosotros, eso que quede claro”.

Muy interesante. “Gobernamos nosotros” es el apotegma de Sheput para espetarnos que el Ejecutivo y su bancada tendrían las riendas decisorias de la dinámica nacional, sin contrapesos ni controles. Alarcón y los suyos (apenas) dan “sugerencias”. En su lógica, el gobierno puede zurrarse en las mismas y tirar para adelante como lo hizo con el terminal aéreo de Chinchero.

Reza el artículo 82 de la Constitución Política del Perú que la Contraloría es una entidad descentralizada de Derecho Público que goza de autonomía conforme a su ley orgánica. Es el órgano superior del Sistema Nacional de Control. Supervisa la legalidad de la ejecución del Presupuesto del Estado, de las operaciones de la deuda pública y de los actos de las instituciones sujetas a control. Ojo: de los actos de las instituciones sujetas a control, entre ellas los ministerios.

La Contraloría entonces no es una institución pública de adorno y, aunque sus atingencias no tengan carácter vinculante con las determinaciones del gobierno central, los representantes de este último deben priorizarlas para subsanar errores o ilegalidades.

Sin embargo, en el terreno político la tesis de Sheput también acusa debilidades supinas. Nunca como hoy las funciones contraloras del Estado resultan más importantes que las tareas de sus órganos principales, pues la ola corruptora que ha develado la operación Lava Jato impone ese nuevo paradigma. No solo en el Perú sino en todo el mundo.

Nada otorga soporte a esa arrogancia de señalar “gobernamos nosotros” cuando expresidentes, viceministros, gobernadores regionales y otros altos funcionarios públicos ocupan la primera fila en la foto de la corrupción, precisamente por avasallar los mecanismos de supervisión sobre la forma de usar los recursos del Estado.

Por último, que Peruanos Por el Kambio diga “Nosotros gobernamos” casi es un chiste al cumplirse diez meses de la investidura presidencial a Pedro Pablo Kuczynski. Mandan pero no gobiernan. Encima, mandan a medias y no por culpa del contralor.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Retrato de un gobierno dictatorial

Seguir leyendo

Opinión

ONU: homenaje al genocidio

Seguir leyendo

Opinión

Irracionalidad

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo