Connect with us

Opinión

Gestos y no palabras, Keiko

Publicado

el

Si a la candidata fujimorista le pesa cargar la mochila de "terceros", pues que exija públicamente a sus tíos prófugos de la justicia que vuelvan para enfrentar sus procesos.



Como se sabe, entre hoy y mañana desfilarán los candidatos presidenciales en el Foro Anticorrupción organizado por Proética. Hasta ahora la sorpresa —nada grata, por decir lo menos— la dio César Acuña, quien a diferencia de otros abanderados como Keiko Fujimori, Verónica Mendoza, Alan García y Alfredo Barnechea, prefirió enviar a su candidata a la segunda vicepresidencia, Anel Townsend, en su representación.

Parece que el líder de Alianza para el Progreso tiene prioridades de campaña más importantes que plantear un compromiso personal contra este lacra que afecta gravemente el desarrollo y la acción política.

En fin, cada quien es dueño de sus estrategias e intenciones. Sin embargo, llamó la atención que Keiko Fujimori, con todas las dudas que la acompañan en materia de lucha anticorrupción —dados los amplísimos antecedentes delictivos del gobierno de su padre, Alberto Fujimori—, confíe en que la fuerza de su mensaje puede radicar en un planteamiento lírico, que más allá de alguna propuesta interesante —como crear una Procuraduría General de la República— y otorgar amplias facultades a la Contraloría minimizando cualquier influencia del gobierno Central, haga hincapié en sus supuestas “lecciones aprendidas”.

“Quiero decir que yo he sufrido y cargado una mochila muy grande por errores de terceros, por errores de otras personas”, dijo en clara alusión al gobierno de su padre. Y añadió: “Jamás permitiré que mis hijas carguen la mochila que yo he cargado durante tantos años”. “Sé mirar la historia y no permitiré que esta se repita”, enfatizó.

Hasta ahí todo bien y hasta emotivo. Sin embargo, ¿qué nos garantiza que en un eventual gobierno de Keiko Fujimori se combatirá la corrupción con todas las armas que la ley otorga?

Pienso que aquí, más que palabras, importaría plantear hechos concretos: ¿está cansada de cargar la pesada “mochila” de terceros? Pues bien, si es así, Keiko podría empezar por exigir públicamente a sus tíos Juana Fujimori, Rosa Fujimori y al ex embajador de Perú en Japón, Víctor Aritomi (casado con esta última), todos ellos prófugos de la justicia peruana desde el año 2000, que vuelvan al país para enfrentar sus procesos.

Eso sí sería empezar a dejar de cargar una pesada mochila que, como asegura Keiko, ella tuvo que asumir injustamente. Quizás ahí esté la clave, candidata Fujimori: más gestos enérgicos y menos palabras emotivas. En fin, usted sabrá.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Censura y esclavitud

Seguir leyendo

Opinión

Alternancia y paridad: burradas y transparencia 

Seguir leyendo

Opinión

Martín, Maki y Mario

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo