Connect with us

Opinión

Gentuza

Publicado

el

A los militares la gente solo les hace caso cuando DISPARAN. Que disparen al aire unos cuantos balazos y van a ver cómo las calles se quedan vacías.



Lo que se está viendo el lunes 16 de marzo de 2020, un día después de que el jefe del Estado declarara el estado de emergencia en todo el país y suspendiera las garantías constitucionales, declarando una cuarentena de 15 días para evitar la fase dos de la epidemia del coronavirus, es decir miles de muertos, es el reflejo de la bestialidad y la falta de civismo de los peruanos. SIN DISTINCIÓN DE CLASE NI CONDICIÓN SOCIAL, esta gentuza ha desacatado olímpicamente la medida del gobierno y el día es como cualquier otro, con la excepción de que hay más gente y MÁS AUTOS en la calle por la congestión vehicular en la entrada de la Vía Expresa y otras arterias de la ciudad, donde muchos se han zurrado en la ley, la Constitución y la autoridad.

El mito de que los militares en las calles inspiran respeto ha quedado en eso: en un mito. Esa es la respuesta a los que pedían militares en las calles para combatir el crimen: cero. Esta gentuza se resiste a presentar sus documentos, hace colas masivas en las estaciones de transporte público generando así más probabilidades de contagio. En suma, un desastre total.

Apoyo a Martín Vizcarra en la medida indispensable para que el contagio no llegue a la fase dos de propagación masiva y de enterrar a los muertos. Pero el craso error de la medida es que el “aislamiento social obligatorio” dispuesto en el mensaje hasta ahora resulta “voluntario”, cediendo al pánico de la corrección política de los caviares. Las medidas tienen que ser claras y punitivas, porque en el Perú no hay civismo y a los peruanos les importa un bledo la suerte del otro. El error de Vizcarra ha sido no declarar el toque de queda y la cuarentena OBLIGATORIA, con sanciones acotadas de cárcel (pues las multas no las paga nunca nadie, y no se puede fusilar a nadie como ya lo ha hecho Kim Yong Il en Corea del Norte con cualquiera que viole la cuarentena).

Y a los militares solo la gente les hace caso cuando DISPARAN. Que disparen al aire unos cuantos balazos y van a ver cómo las calles se quedan vacías. Esa es la única forma como el civismo entra en la cabeza de la gentuza. La “marcha blanca” de esta medida necesaria pero mal implementada (por miramientos ideológicos, más que de sentido común y sanitarios) debe servir para que mañana se autorice a militarizar el país con estado de sitio y con el apoyo de la policía, y que los peruanos guarden de grado o fuerza la cuarentena, con calles vacías (como deben ser las cuarentenas). Y en cuanto a los más necesitados, con tantas reservas el gobierno tiene para asegurar un sistema para que aquellos vivan estas dos semanas sin salir a la calle.

Da pena ver en Buenos días Perú a la ministra del Midis moviendo la cabeza en estado de negación-indignación ante la absoluta conchudez de las respuestas de quienes quieren hacer siempre lo que les da la gana y salirse siempre con la suya a costa de sus vidas y de las de los demás. Y así esta gentuza apoyó la disolución del Congreso por “obstruccionista”.

Los obstruccionistas siempre han estado en las calles y no en el Congreso. Hoy podemos comprobarlo a costa de nuestras vidas.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nos vamos a morir de hambre

Seguir leyendo

Opinión

El COVID-19 transparenta el genoma del gobierno

Seguir leyendo

Opinión

“Tarde o temprano todos nos vamos a infectar”

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo