Connect with us

Opinión

Fútbol y corrupción: verdades de camarín

Publicado

el

Si la corrupción domina el fútbol internacional, ¿también está presente en lo más doméstico de nuestro medio?



Hubo un tiempo de creer. Uno creía que había un verde decente o cuando menos libre del apetito mundano, que la pelota no se manchaba y otras sandeces de similar orden. Poco a poco se han ido evidenciando las pequeñeces rateriles de una industria en la que sus máximos dirigentes están implicados en millonarias investigaciones por lavado de activos.

La corrupción, en consecuencia, no es ajena al fútbol. Y si la corrupción no es ajena en lo más grande del fútbol internacional, ¿por qué no estaría presente también en lo más doméstico de ese fútbol? Basta razonar con independencia para darse cuenta.

Me sorprende, en consecuencia, el tono de sorpresa o supuesto agravio ante la difusión de un video, correspondiente al entretiempo del Cristal-Garcilaso, en el que un directivo del Garcilaso acusa de manera concreta a determinados jugadores de haberse echado ante Cristal.

También sorprende la cantidad de coleguitas que se jalan de los pelos ante la supuesta novedad de semejante evidencia. Como si no supieran en qué medio se mueven. En fin. Lo peor es que no pasará nada. El tema quedará reducido a ese limbo llamado ámbito deportivo y sin ningún tipo de denuncia judicial, como debería ser el caso.

Ojo. En un camarín se puede hablar así o de manera más cruda. Y a veces es peor cuando no se habla, como en el caso del técnico del Manchester United, el legendario Ferguson, quien le partió la ceja al bello Beckham de un certero zapatazo.

El contenido del audio exhibido tampoco constituye de por sí prueba del soborno, pero sí acredita de manera cabal cuáles son los linderos del maltrato humano en nuestro fútbol.

Eso es lo más grave. Los incendios del dirigente han sido comentados, pero muy poco reparan en la pasividad penosa de los jugadores directamente aludidos en situaciones concretas y con duros cargos que nunca son levantados. Ni siquiera en la intimidad de un camarín.

 Ese es el detalle más incriminatorio, el más difícil de borrar, el que más nos dice de las pequeñeces de un medio doméstico en el cual ni siquiera está Manuel Burga para echarle la culpa de todo y sentirse mejor por un rato.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Lo que dicen las AFP no es verdad

Seguir leyendo

Opinión

A sangre y fuego

Seguir leyendo

Opinión

AFP: En la cancha del Congreso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo