Connect with us

Opinión

Fujiconversos al ataque: ¡miau!

Publicado

el

¡Cuando todos los gatos son pardos!



Bastó que el juez Villa Stein hablara fuerte y los mencionara como “fujiconversos”, para que los cuatro gatos que son se desesperaran, sacaran el ventilador y arremetieran lanzando barro a quienes no les rinden pleitesía, buscando camuflarse en argumentos falaces que justifiquen su cercanía íntima al régimen que hoy dicen aborrecer.

Habría que ser demasiado tonto para pensar que por trabajar para un gobierno, uno se hace del partido de turno o tiene simpatía por el régimen. Pero es muy distinto si el gobierno que me contrata representa un régimen que me resulta moralmente repulsivo, ¿no? Yo no trabajaría para los Castro ni para Maduro ni para el gobierno norcoreano.

Cuando los fujiconversos trabajaron para el gobierno de Fujimori, lo hicieron en cargos de confianza y, además, con pleno conocimiento de acontecimientos como el “autogolpe”  (1992) y las matanzas criminales de La Cantuta (1992) y Barrios Altos (1991). Además sabían que sus contratos se pagaban con planillas doradas que nadie preguntaba de dónde salían. Varios se quedaron hasta el final de la década como funcionarios y luego como consultores externos.

La reputación de varios de ellos fue cultivada gracias a esas oportunidades laborales que les brindó el fujimorato en los 90. Pero hoy todos los gatos son pardos. Como para ingenuos: ¿no es verdad?

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo