Connect with us

Opinión

Fruto prohibido: la reelección

Publicado

el

Con dinero y propaganda (billetera siempre mata galán) todo es posible y está demostrado que el pueblo peruano tiene una capacidad ILIMITADA de aguante a las malas gestiones.



Con el andamiaje tan sólido que han construido el presidente y sus aliados, de medios genuflexos, encuestas seductoras y analistas enamorados (billetera siempre mata galán), estoy segura de que los cuestionamientos sobre su supuesta vinculación con Odebretch no le harán ni cosquillas. ¡la ciudadanía jamás sabrá la verdad!

Hoy Vizcarra parece un iluminado de la democracia y la lucha contra la corrupción, y esa imagen solo se consolidará hasta el 2021. Con dinero y propaganda todo es posible y está demostrado que el pueblo peruano tiene una capacidad ILIMITADA de aguante a las malas gestiones. En este escenario, doble contra sencillo que uno de los desvelos de Martín Vizcarra es idear la manera de perpetuarse en el poder.

Como muy probablemente nuestro presidente no ha leído la Constitución y tiene a un ministro de Justicia que es pura sonrisita y complaciencia, se aferrará, sin el mayor pudor, a cualquier estrategia que le permita reelegirse en el 2021. Este síndrome de Hubris o adicción al poder del reeleccionismo es una enfermedad de la que agonizan Evo Morales y Maduro en Latinoamérica: por ello y ante los ejemplos, estamos llamados a impedir que nuestro presidente incursione por ese camino del mal.

En muchísimas oportunidades, Vizcarra ha descartado postular en el 2021 –aunque le debe resultar una atracción casi lujuriosa por tratarse del Bicentenario–, sin embargo, ni al más simplón de los políticos se le ocurriría hacer una declaración en ese sentido, pues solo sacaría a luz y haría más visible aún su vocación de mesianismo. Vizcarra quiere mantener la popularidad alta para que sea la población quien se lo pida y convalidar de ese modo cualquier descabellada interpretación del artículo 112 de la Constitución.

Los abogados son maestros para jugar con las palabras, sembrar la duda necesaria o, si el caso lo requiere, buscar la razón de la sinrazón. Si el Congreso le sigue siendo indulgente y servicial, y si tenemos un próximo TC gobiernista y generoso (que no sorprendería), el hoy presidente se volvería dueño de la constitucionalidad del país al mejor estilo de nuestro vecino boliviano.

La Vigésimo Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, aprobada en el año 1947 luego que Roosevelt ocupara la presidencia en cuatro oportunidades, estableció un límite de dos mandatos –de cuatro años cada uno– salvo para el caso de un vicepresidente que por razones de muerte o vacancia del presidente hubiese ocupado su lugar y reste menos de dos años para la conclusión del periodo presidencial. Este fue el caso de Lyndon B. Johnson con John F. Kennedy. Luego del trágico asesinato de este último en Dallas, el 22 de noviembre de 1963 y cuando le restaban solo 14 meses de gobierno, LBJ lo sucedió en la presidencia y fue posteriormente elegido para un periodo que concluyó el 20 de enero de 1969. Constitucionalmente estaba habilitado para candidatear una vez más, pero declinó por complicaciones derivadas de la guerra de Vietnam y dio paso al brillante aunque polémico Richard Nixon.

Nuestra Constitución podría tener un claro vacío sobre el que estoy segurísima don Martín intentará capitalizar. Si solo copiáramos la sabiduría estadounidense no quedaría interpretación que lo haga posible, porque al 2021 Vizcarra habría gobernado tres años y cuatro meses, vale decir, bastante más del 50% de un periodo presidencial.

Lastimosamente, nunca imitamos lo bueno. Estoy convencida de que aquí la adicción a perpetuarse en el poder es, a la vez, el verdadero fruto prohibido y la terrible gran debilidad de los malos gobernantes.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Solo a los amigos del presidente

Seguir leyendo

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo