Connect with us

Opinión

Fracasó la vendetta

Publicado

el

Lo que oímos no sería otra cosa que audios con escuchas ilegales para golpear a enemigos políticos y que, por añadidura, no tienen ninguna relación con el objeto por el cual se autorizó la interceptación. Algo muy grave que la Fiscalía debe investigar de inmediato.



Primero quisieron que no asuma por un audio que no mostraba nada irregular o ilícito. Luego inventaron que la votación fue 3 a 2 con el voto dirimente de él mismo, cuando la votación fue 4 a 1 (y votar por sí mismo no tiene nada de malo, máxime si no hay irregularidad alguna). Ahora vienen con la cantaleta de que no juró ante el presidente de la república, cuando el mandato del fiscal de la nación no emana de una acto protocolar sino de una elección válida ante la junta de fiscales y de las funciones propias que le otorga la Constitución de 1993 y su Ley Orgánica (además de ser un cargo autónomo conforme lo establece la Carta Magna, que está por encima de cualquier ley).

El fiscal de la Nación NO depende del presidente, por tanto que este no asista a la juramentación no invalida la legitimidad del acto.

Mientras los amigos caviares y la izquierda siguen buscando los tres pies al gato, el flamante fiscal de la nación Pedro Chávarry ya está dando los primeros pasos en su gestión para combatir la corrupción. La notoria desesperación del IDL para que Chávarry no asuma el cargo –que los hizo propalar un audio inocuo que no mostraba nada irregular o delictivo–, aunada a la absurda discusión sobre la juramentación propiciada por algunos alfiles de lo más selecto de la progresía, no tendría otro propósito que intentar detener la investigación que se le viene a dicha oenegé por el manejo irregular y caprichoso que vienen haciendo de los audios.

Y lo que se vislumbraba como un interesante y necesario destape de corrupción de una peligrosa mafia que opera en el Callao y sus conexiones con operadores de justicia se ha convertido en un vulgar instrumento para golpear a opositores incómodos (con conversaciones intrascendentes, además). Todo ello, por supuesto, con el entusiasta apoyo de cierta prensa muy interesada en el escándalo que involucra a personajes de solo un lado del espectro político. ¿Raro, no?

Inclusive hoy el diario Correo advierte que muchos de los audios que se estarían propalando estarían fuera del plazo de la disposición judicial que autorizaba a grabar a personajes vinculados a la investigación de la citada mafia. Lo que estaríamos viendo entonces no es otra cosa que audios con escuchas ilegales para golpear a enemigos políticos y que, por añadidura, no tienen ninguna relación con el objeto por el cual se autorizó la interceptación. Algo muy grave que la Fiscalía debe investigar de inmediato.

Una cosa es conocer los audios que mostraban los enjuagues y miserias de un CNM coludido con ciertos jueces corruptos para favorecer mafias –algo que todos reconocemos y aplaudimos– y otra, esta nueva fase de “destapes” de los IDL audios que nada tiene que ver con la lucha contra la corrupción, sino más bien con una reprobable vendetta política. ¡Así no es la cosa!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El juicio del ausente

Seguir leyendo

Opinión

El misterioso caso de las “loncheritas”

Seguir leyendo

Opinión

Retrato de un gobierno dictatorial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo