Connect with us

Opinión

Fiscalía del fin del mundo

Publicado

el

Hamilton Castro le debe una explicación al país.



Hace 48 horas, el Ministerio Público dispuso congelar tanto las cuentas de la empresa brasilera Camargo Correa  ahora también en la ruta de una megadelación premiada en Brasil— como las de una red de compañías locales que sirvió a Odebrecht para trasegar millones de dólares, destinados a sobornos y cuya cabeza visible es Gonzalo Monteverde Busalleu.

Aunque no alcanza al gigante de la construcción en infraestructura, la medida asoma ahora en enero de 2017 como una iniciativa que pretende exhibir alguna severidad, prontitud y eficacia fiscales, especialmente de parte del despacho de Hamilton Castro quien está a cargo de la coordinación y conducción de las investigaciones.

Sin embargo, si se revisa con detenimiento el llamado Informe Pari (julio 2016), en el capítulo “Modus Operandi de las Empresas Brasileras en el Perú” (p. 536) se hallará una minuciosa descripción del esquema de sobornos que compartieron Odebrecht y las compañías de Monteverde, con detalles de montos y transferencias bancarias, cuentas en el exterior, off shores y más.

¿De dónde provino toda esta pormenorizada información? Del Informe de Inteligencia Financiera N° 069-2015-DAO-UIF-SBS. ¿A quién fue enviado y cuándo? A la Fiscalía de Delitos de Corrupción de Funcionarios  presidida por Hamilton Castro, mediante el Oficio N° 41631-2015-SBS… ¡del 30 de octubre de 2015! (pp. 540-547 del Informe Pari)

¿Qué hizo durante catorce meses la oficina del fiscal del caso Lava Jato con todos estos datos?

Este mismo informe de la UIF es señalado como fuente para precisar las transferencias de Odebrecht a empresas de Monteverde por más de U$ 11 millones en 2007 (“Operaciones de Algunos Casos Identificados”, p.575). Y, más adelante, se describe el sifoneo por más de U$ 13 millones entre 2008 y 2015 que se sustenta en el Informe de Inteligencia N° 015-2016-DAO-UIF-SBS, también remitido a la misma fiscalía mediante el Oficio N° 12203-2016-SBS ¡del 31 de marzo de 2016! O sea, hace casi 10 meses.

Pese a toda esta masa crítica de información relevante reunida por la UIF, el fiscal no dispuso, durante ese dilatado arco de tiempo, ninguna investigación preliminar y recién la activó (dice él) ¡en noviembre pasado! Y apenas dos meses después ha firmado un acuerdo preliminar con Odebrecht que es tan secreto que ni el Fiscal de la Nación lo conoce, según dijo en el Congreso.

Lo convenido con Odebrecht motivo por el que se le ha exceptuado del congelamiento de cuentas, ha revelado el jefe de la UIF parece, así, una controvertida fórmula a contrarreloj para revertir la insólita inacción de una fiscalía que ha estado en el “fin del mundo”. Hamilton Castro le debe una explicación al país.  

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El juicio del ausente

Seguir leyendo

Opinión

El misterioso caso de las “loncheritas”

Seguir leyendo

Opinión

Retrato de un gobierno dictatorial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo