Connect with us

Opinión

¿Fiestas Patrias?

Publicado

el

¡Hagamos nación en lo cotidiano!



Las semanas precedentes nos dejan hechos que requieren nuestro más firme rechazo y condena conjunta, pero que también nos deben exhortar a reconsiderar y evaluar nuestra participación activa en la política peruana y en sus instituciones. La forma democrática que rige nuestra nación implica un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo (ya lo diría Lincoln en 1863); pero esto implica no solo hacer uso de nuestro derecho al sufragio. Salgamos de una vez de esa visión reduccionista de nuestra participación en las decisiones de país.

Que el poder político recaiga en nosotros implica ser perceptores de realidad; no solamente en un ámbito reactivo (en dos semanas se destapa otro escándalo y nos olvidamos de los audios), sino también siendo agentes de cambio involucrándonos en una política nacional moribunda. Se trata de no dar cabida a que en nuestra aparente debilidad institucional entren a colar los mismos oportunistas que desaparecen durante todo el año y solo aparecen en redes cuando existe un contexto de crisis.

El país necesita personas que deseen ser funcionarios públicos: magistrados con una auténtica vocación de justicia y de servicio a la patria (aunque queden pocos), personas con convicción de perpetuar los valores que fundamentan nuestra sociedad. Pero además de participar en política o u ocupar cargos estatales, hagamos nación en lo cotidiano.

Es tan corruptor el violador que paga miles a un juez por su libertad como el que da una “coima” a un policía de tránsito. Es tan delincuente el que arranca una cartera como el que evade el pago de sus impuestos. De nada sirve condenar enunciativamente los grandes actos de corrupción si en el fondo esto no nos hace caer en la cuenta de cómo hemos normalizado las pequeñas mafias en lo cotidiano.

Consolidemos y reformemos los partidos políticos, y creamos en este julio una vez más en nuestra institucionalidad. Informémonos para votar en las elecciones de la segunda mitad del año y fiscalicemos de cerca el actuar de quienes nos representan. Alcemos más alto nuestra bandera, del color de los que dieron la vida por la patria, entre ellos el Oficial de Mar José Miguel Paredes Collazos, caído en armas hace unos días mientras luchaba contra la peste narcoterrorista.

Él sí es un ejemplo de coraje y de auténtica vocación de servicio a sus compatriotas.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Opinión

¿Morir en una cárcel?

Seguir leyendo

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo